Afterwork: Hora de tomarse un gin (o tres) de #TheGinCollection

No es la primera vez que os hablo de esta familia de ginebras que ha llegado a mi vida para hacérmela más feliz (a mí y a la de mis invitados en casa). Hace poco más de un mes tuve el placer de probar dos de las cuatro ginebras premium de The Gin Collection: Bloom, la floral, y Opihr, la especiada; todavía estoy decidiendo cuál es mi favorita. Pero fue la semana pasada cuando, con motivo de la gran final de The Gin Collection Contest tuve la oportunidad de catar las cuatro marcas premium de The Gin Collection al mismo tiempo que tomaba nota de las recetas que los ocho finalistas de este prestigioso concurso tuvieron que preparar en la terraza del Hotel Oscar en Madrid.

Fue una velada de lo más divertida, en la que hizo un tiempo maravilloso que nos permitió disfrutar de las espectaculares vistas de la capital al mismo tiempo que hacíamos net-working entre prensa, bloggers, concursantes y otros invitados con un tema en común: las ginebras de The Gin Collection y la variedad de cócteles que se pueden hacer con ellas. ¿Queréis saber cuáles fueron las tres recetas que más convencieron al jurado? Tomando nota de los ingredientes para volver a triunfar en mis noches caseras como bartender en 3,2,1…

Tercer premioEduardo Val, bar manager de A Japanesse Kirikata (Madrid).

coctelEduVal

Nombre del cocktail: Harajuku (como el barrio más fashion de Tokio). Receta:

– 50ml de Bloom Gin
– 20ml de Umeshu
– 10ml de fino
– Soda de lima y lemon grass

Segundo premioCristina Bruno, Night Manager en AjoBlanco Tapas Restaurant & Cocktail Bar (Barcelona), la única mujer finalista del concurso.

coctelCRISTINABRUNOO

Nombre del cocktail: Feeling. Receta:

– 50ml de Opihr Gin
– 10ml de Monin Spicy
– 15ml de Falerno
– 20ml de zumo de lima
– Dash de palo cortado
– Dash angostura
– Toque Ginger Beer

Primer premio – David Mármol, propietario del local Premier (Sevilla)

coctelDavidMarmol

Nombre del cokctail: Shariah. Receta:

– 60ml de Berkeley Square Gin
– 10ml de Vermouth Lustau
– 15ml de sirope Haba Tonka
– 30ml de zumo de lima
– Cuarto de manzana verde
– Clara de huevo

¡Enhorabuena a los tres ganadores! Os dejo con algunas fotos de ambiente del día de la final. P.D. Gracias Marta 😉

Compartir es vivir:

Así preparo mi operación bikini #llénatedesabor

Pongámonos en situación. Estamos en pleno mes de marzo, la primavera asoma y el buen tiempo llama a la puerta, lo cual significa que el temido destape está muy cerca. Nosotros, en Semana Santa, siempre aprovechamos para hacer nuestra primera escapada a la playa y dado que en Alicante tenemos la suerte de gozar de un microclima estupendo durante casi todo el año, este es el momento perfecto para comenzar a visitarla, para empezar a guardar abrigos, para enseñar algo más de cuerpo y para tomar, siempre con cabeza, los primeros rayos de sol… En resumen, a donde quiero llegar es a que estoy en plena operación bikini.

Dicen que enero y septiembre son los meses en los que todos intentamos incorporar hábitos saludables a nuestra rutina, así como nuevos proyectos y otras metas motivadoras. Hacer deporte a diario, dejar de fumar, llevar una dieta equilibrada…son con total seguridad los propósitos que más se repiten en todas nuestras listas y yo digo sí, en las mías también, pero añado: ¿y en marzo qué? Después de pasar un largo invierno (está bien, este año ha sido mas bien un no-invierno, pero me sirve igual para la explicación) en este mes llega el momento de empezar a ponernos a punto para el verano y esto incluye cuidarnos tanto por dentro como por fuera para lucir una piel firme y un aspecto saludable, en definitiva, para vernos bien, hasta con menos ropa 😉 Así que en esas me encuentro.

santa-pola-en-marzo-be-trendy-my-friend
La playa en marzo <3

Desde principios de este mes, me he elaborado una rutina de hábitos saludables para llegar al verano con mi mejor cara (literal y figuradamente) y tengo la ilusión no solo de cumplirla a rajatabla sino también de llegar a incorporarla de manera indefinida en mi vida. No debería ser difícil porque mis propósitos son de lo más realistas, ¿no? Juzgad vosotros mismos, esto es lo que estoy haciendo:

  1. Deporte. Es mi asignatura pendiente de siempre. Lo reconozco. Ya he comentado muchas veces que mi excusa favorita del mundo es decir  que “no tengo tiempo para ir al gimnasio”. Y como quiero seguir usándola 😉 he buscado alternativas y estoy haciendo 20 minutos de bicicleta estática recién levantada (más cómodo imposible porque además tengo la bici en mi habitación). Vamos, que voy casi de la cama a la bici. Pero ahí no queda la cosa. Por la tarde-noche, salimos a caminar durante una hora con los carritos (de nuestros hijos) y matamos dos pájaros de un tiro: a ellos los dormimos y nosotros nos movemos. Jugada redonda.
Intención no me falta (ni zapatillas perfectas)
Intención no me falta (ni zapatillas perfectas)
  1. Dieta equilibrada. Suena a tópico pero lo tengo totalmente comprobado. Lo mejor para mantener una dieta equilibrada y no caer en las garras del picoteo calórico es respetar la regla de las cinco comidas al día. Aunque lo cierto es que, en mi caso, es insuficiente porque entre la alergia (que se quiere apoderar de mí), cuidar de dos niños pequeños y mi trabajo de autónoma (y sus correspondientes horarios locos) a penas tengo la energía suficiente. Pero tengo un truco para solucionarlo: las barritas de proteína de Bicentury.

Las descubrí en la sección de dietética del super y les quise dar una oportunidad. Soy fan de la marca de toda la vida porque tienen una gama de productos únicos de lo más sabrosos y me permiten disfrutar de uno de mis mayores placeres: el chocolate en estado puro, al mismo tiempo que me cuido. Son la opción perfecta para tomar a media mañana (o a media tarde) porque tienen una combinación de varias proteinas con distintas velocidades de digestión que se absorben progresivamente, y la exquisita mezcla entre los cereales y el chocolate te llenan de sabor hasta la próxima comida (si sois más de galletas que de barrita de cereales, esta línea tiene unas con chocolate y otras con piña. Suena tentador, ¿verdad?).

  1. Dos litros de agua al día. Poco más que añadir, ¿verdad? Bueno sí, no os voy a engañar: si la ocasión lo requiere cambio agua por cerveza sin que además es diurética… ok, y si tengo invitados en casa tampoco nos privamos de probar algún cóctel combinado.
  1. Dormir ocho horas por la noche. Este es uno de los propósitos que más me está costando cumplir. Al ser autónoma y tener mi propio negocio, me faltan horas para poder cumplir los objetivos marcados del día. Antes me armaba de valor y le restaba horas de sueño a la noche en pro de más horas laborales, pero ya he comprobado que a la larga rindo menos. Así que las últimas horas del día las dedico a ver la televisión, leer algún libro, preparar ropas, mochilas y comidas del día siguiente y poco más.

Cuando llegue el verano es contaré si he cumplido con mi plan y si ha funcionado pero apuesto a que sí. ¿Sí?

Compartir es vivir:

Así preparo mi Gintonic perfecto

Últimamente no dejo de descubrir bebidas nuevas que no hacen más que avivar en mí la necesidad de cambiar hábitos en pro del slow-food y de valorar todo aquello que merece la pena. La vorágine laboral, la responsabilidad de mantener una familia, los gastos de la vida en general o la ansiedad de aprender y de poner en práctica los conocimientos para, simplemente, estar al día de las tendencias (tecnológicas, sobre todo) nos obligan a vivir de manera acelerada y eso incluye, en cierta manera, engullir comida y beber tragos grandes como si no hubiera un mañana. Abusamos de comprar marcas blancas por las prisas y porque pensamos que nos ahorramos dinero pero no invertimos en calidad de vida y eso incluye, al menos de vez en cuando, frenar y disfrutar de todo lo bueno que tenemos alrededor (sea comestible o no).

Todo esto os lo cuento porque hace aproximadamente un mes, llegó a mis manos una cajita procedente de The Gin Collection que contenía dos ginebras que nunca antes había probado: Bloom y Opihr. Hoy os quiero hablar de Bloom (Opihr todavía no ha caído en mis garras cocteleras) porque su aroma floral me tiene totalmente conquistada. Y es que hasta hace un par de años bebía cualquier gintonic sin pararme a pensar las muchas posibilidades que tiene esta combinación estrella y ha sido ahora cuando mi sibaritismo ha aflorado (nunca mejor dicho) y me está obligando a beber disfrutando de cada sorbito. Y a cada sorbito que doy, saboreo el momento y juego a adivinar los botánicos que lleva. En el caso de Bloom notaba un suave sabor a pomelo que fue el que me hizo decantarme, el pasado viernes noche, por un coctel donde la fresa tuviera todo el protagonismo.

Realización.

1. Enfriar una copa de balón con hielos removiéndolos bien para que ningún rincón se quede sin enfriar.

2. Condimentar la copa con carpaccios de fresa. La cantidad depende del gusto de cada uno, yo recorté dos fresas por copa porque me gusta que el sabor vaya haciéndose más fuerte cuanto más tiempo se macere.

3. Servir la ginebra. Es suficiente con añadirle 5cl de ginebra Bloom y dejar reposar durante unos minutos para que su aroma impregne todo el vaso y las fresas empiecen a macerar.

4. Añadir la tónica Indi&Co sabor strawberries. La tónica más natural que conozco con sabor a fresa era perfecta para este cóctel. La añadí con la ayuda de una cucharilla trenzada.

5. Decorar el borde con zumo de pomelo. Para que el primer sabor que notes en tu paladar sea el del pomelo, nada como bañar el borde de la copa con este cítrico tan sabroso.

6. Opcional – Añadir bayas de enebro. Aunque la ginebra ya lo incluye entre sus botánicos, a mí me gusta potenciar su sabor. Basta con un par de granitos para notar la diferencia.

7. Voilà.  A disfrutar:

coctel-bloom-tonica-indi-be-trendy-my-friend

¿Con qué cócteles soléis agasajar a vuestros invitados?

Compartir es vivir:

Descubriendo el mundo de los refrescos premium con Indi&CO #indiexperience

Si te ponen delante un zumo de naranja recién exprimido y un zumo de naranja embotellado, ¿cuál te tomarías? ¿Cómo te gusta más la comida: cocinada a fuego lento o en el microondas? La respuesta es obvia, ¿verdad? (Donde esté el slow food… #salivando). Pues algo similar a esto llevo pensando desde que el mes pasado tuve la oportunidad de visitar la destilería artesana de Indi&Co, la última del Marco con Denominación de Origen de Jerez, la única tónica que conozco en el mercado que es completamente natural, sin edulcorantes ni aromas químicos, donde todo procede de los botánicos que se emplean en su proceso de maceración y destilación.

El pasado 11 de febrero, un grupo de periodistas y bloggers fuimos invitados a conocer esta particular destilería artesanal que se sitúa en el Puerto de Santa María, en Cádiz. (Puedes leer toda nuestra experiencia contada a tiempo real bajo el hashtag #indiexperience en twitter e instagram). En ella pudimos ver cómo se trabaja con seis alambiques idénticos a los que ya se utilizaban en la época árabe y nos mostraron cada uno de los botánicos  con los que crean todos los sabores de Indi&Co, a cada cual más sabroso. La mayoría de ellos, por cierto, son de origen andaluz como la piel de naranja, la mandarina, el limón y las flores de azahar de Sevilla, pero también hay otros que vienen de muy lejos como el yuzu japonés, la lima persa, la kewra de la India, o el cardamomo de África.

botanicos-indi-co-destileria-puerto-santa-maria-be-trendy-my-friend
Me resultó muy interesante descubrir cómo en Indi&Co consiguen que el color y el aroma de sus bebidas perdure en el tiempo. El proceso es tan simple como someter los botánicos elegidos a una maceración con alcohol (un alcohol, por cierto, muy refinado que ya cuenta con cinco destilaciones previas). Con el paso del tiempo el alcohol, que en principio es transparente, va cogiendo el color y el aroma que le otorga el botánico. Así, la maceración es el comienzo del camino de la extracción del aceite esencial, el aroma y el sabor del botánico, pero el proceso continua en la destilación donde se termina de extraer todo el potencial del botánico. FYI: el proceso es muy similar al que tendríamos que hacer para crear un perfume, es más, los árabes utilizaban estos mismos alambiques incluso en la alimentación y con algunas medicinas.

Hasta 20 semanas aguantan estas garrafas de cristal la maceración
Hasta 20 semanas aguantan estas garrafas de cristal la maceración

A pesar de que hoy en día la mayoría de alambiques industriales son de acero inoxidable, en Indi&Co contínuan utilizando los alambiques de cobre pues este metal es el que mejor transmite el calor. Otra de las cosas que diferencia esta destilería de las industriales es que sus alambiques funcionan al baño María, es decir, tienen una puertecita donde introducen un recipiente de agua y la ponen a calentar. Cuando ese primer recipiente está muy caliente, empieza a calentar el siguiente que es el que realmente contiene lo que se quiere destilar. De esta manera, el agua ejerce un efecto filtro y evita que el fuego entre  en contacto directo con el botánico y no lo podrá quemar.

El proceso de calentamiento es mucho más lento (en Indi pueden llegar a tardar entre 6 y 7 horas, puede que algo menos si estamos en pleno agosto cuando la temperatura exterior puede llegar a superar los 40ºC con suma facilidad), pero el resultado merece la pena. ¿Qué aroma y sabor piensas que perdura mucho más: el químico o el de origen vegetal? Este es uno de los secretos de Indi&Co, cuando lo catas es cuando valoras y entiendes que los adjetivos que mejor lo definen son: natural, artesano y auténtico. Y claro, después de probarlo, ya no quieres otra cosa.

De lo obtenido en la destilación se le añaden zumos naturales de diferentes cítricos como el limón, la lima o la naranja del Valle del Guadalquivir, azúcar blanca y de caña y agua purificada, y el resultado es INDI, una de las tres mejores tónicas del mundo según el Bar Convent Berlín, el salón de coctelería que en su primera edición contó con más 10.000 profesionales del sector.

Foto de familia en la destilería de Indi&Co
Foto de familia en la destilería de Indi&Co

Después de visitar la destilería, comer en Tabanco Aramburu, un restaurante de comida gaditana altamente recomendable, y volver a nuestro hotel en Sevilla, nos pusimos nuestras mejores galas para adentrarnos en un simulado speakeasy dentro del Bitter´s Bar, una coctelería muy cool que hay en Sevilla. De esta experiencia tan original me traje para casa muchas recetas de cócteles con el resfresco Indi&Co como ingrediente estrella que ya estoy deseando preparar. Ya os mostraré en otro post alguna de estas recetas pero para que os hagáis una idea mirad qué mal lo pasamos:

be-trendy-my-friend-speakeasy-bitter-bar

Muchas gracias Indi&Co y Oak Power por el trato recibido, en especial a María e Iris; a Sergio Millán, el bartender de Bitter´s Bar, y al chef Antonio Paez que nos preparó una degustación perfecta para maridar con esos cócteles y, por supuesto, a todos mis compañeros de viaje. Espero coincidir más veces con vosotros.

¿Te tomarás esta noche una ginebra con tónica Indi a mi salud? #TGIF

 

 

Compartir es vivir:

Participa en The Gin Collection Contest y gana una experiencia única en Inglaterra

¿Algún bartender o “aspirante a”  en la sala? Si te gusta el mundo de la coctelería y, en especial, el de la ginebra, seguramente te sonará The Gin Collection Contest, un concurso que London Dry Gin, la colección de ginebras más completa, organizó  en España por primera vez el año pasado y que, en su segunda edición, quiere seguir premiando a los mejores cocteleros de nuestro país.

Participar es muy sencillo. Hasta el próximo 4 de febrero, todos los interesados podrán entregar sus recetas a través de esta página web: http://thegincollection.com/concursococteleria.htm.

Las recetas deberán ser creaciones propias e inéditas y estarán basadas en una de las cuatro ginebras Premium de The Gin Collection: la especiada Opihr Oriental Spiced Gin; la floral Bloom Gin; la herbácea Berkeley Square Gin; o la tradicional Greenall’s Gin.

El jurado formado por un renombrado equipo de expertos, entre los que destacan Carlos Moreno, George Restrepo y Tupac Kiby, valorará la originalidad y calidad de las recetas presentadas para elegir a los finalistas del concurso.

A la gran final de The Gin Collection Contest, que tendrá lugar en Madrid el próximo 30 de marzo, accederán 8 finalistas que competirán por el título de “Mejor Coctelero 2016”. En esta última prueba, los finalistas no sabrán con qué marca de ginebra competirán hasta el mismo día del evento, cuando se les entregará una “Mistery Box” con diferentes ingredientes, con la que tendrán que demostrar sus habilidades de improvisación.

Habrá tres ganadores cuyo premio será disfrutar de una experiencia única en Inglaterra, en la que visitarán locales clásicos de coctelería en Londres de la mano de reconocidos barmans, y conocerán G&J Distillers en Warrington, la destilería más antigua de Reino Unido con más de 250 años de historia, en la que realizarán actividades inéditas junto a Joanne Moore, primera mujer Master Distiller del mundo.

¿A qué estás esperando para participar? ¡Suerte!

 

Compartir es vivir: