Cómo proteger del calor nuestra casa

como-proteger-la-casa-del-calor-be-trendy-my-friend-portada

Hoy mientras hablaba con otras madres del colegio de un tema tan aleatorio como el tiempo que está haciendo en mayo, he caído en la cuenta de que seguramente antes de que acabe el mes, en el Mediterráneo, ya tendremos temperaturas que anunciarán la llegada de otro verano caluroso. Y al mismo tiempo, he recordado que otros años, con el calor ya implantado en mi vida, he pensado en hacer cambios en casa para poder soportarlo mejor.

Sí, lo he pensado pero nunca lo he hecho porque cuando lo he pensado ya era demasiado tarde porque ya hacía mucho calor y tengo comprobado que cuando menos productiva soy es en los meses de verano. No soporto el calor y no me soporto con calor. Y con calor todo me da pereza.

Así que ahora, recién duchada y con una temperatura media de 20ºC en el ambiente, me he acordado de estas ideas que se cruzan en mi mente año tras año y he decidido, esta vez sí, hacer algo al respecto.

Porque he leído y me he informado sobre el tema, y parece ser que sí, la decoración de una casa influye, para bien y para mal, cuando el calor llama a la puerta y hay muchas cosas que se pueden hacer para que cuando llegue, no se ponga cómodo en casa.

Cómo mantener fresca una casa en verano

Si yo pudiera y estuviera en mi mano, lo primero que haría sería hacer obras en casa de la mano de un profesional. Una amiga me contó que contrató una empresa de reformas en Barcelona y los resultados se notan, ya que cuanto mejor esté construida o reformada una vivienda, mejor aislada de las temperaturas extremas estará.

Así que si te puedes permitir reformas pisos barcelona, este sería el primer paso a dar.

Una vez aislada correctamente, con materiales adecuados, las paredes, ventanas, puertas… de tu vivienda, es posible que, aun así, sientas que el calor es un habitante más de la casa. A mí me pasa. Siempre. Pero tengo mis trucos para sortearlo al máximo.

Aprovecha los recursos naturales al máximo

Obviando el tema instalación de aire acondicionado en casa, porque no lo voy a negar, eso sería ir por la vía rápida y no todo el mundo se lo puede permitir y no a todo el mundo le gusta, lo cierto es que hay ciertas horas del día, concretamente las primeras y las últimas, en las que la temperatura ambiente es más relajada y podemos aprovechar las pequeñas corrientes de aire fresco que hay para ventilar las habitaciones.

Realmente esto es algo que hago todos los días del año a primera hora de la mañana. Si tengo poco tiempo ventilo la casa en 10 minutos, si tengo más tiempo, ventilo durante al menos media hora.

Hay personas que vuelven a ventilar la casa, y sobre todo las habitaciones, a última hora del día. Yo no tengo la costumbre pero, en realidad, tiene su lógica. Al renovar de nuevo el aire de las habitaciones, seguramente, ayudaremos a crear un ambiente más propenso para la conciliación del sueño. Así que nuevo hábito que voy a poner en práctica desde ya, a ver si funciona.

Protege tu casa del sol

Blanco y en botella os lo digo, en una casa hace calor si entra el sol. No le deis más vueltas. En invierno bienvenido sea, pero en la hora punta de calor extremo, en la medida de lo posible, y una vez ventilada la casa, lo mejor es protegerla de su acción directa con toldos, persianas y cualquier complemento que ayude a resguardarnos de él.

Complementa con elementos naturales

Los textiles en una vivienda son los que, en decoración podríamos definir, como la parte con la que podemos dotar de personalidad nuestra casa. Los hay de muchos colores, formas y materiales y para gustos los colores, pero lo que está claro es que en cuestión de materiales siempre es mejor, o más eficiente, decantarse por los de materiales naturales.

Las alfombras de fibras vegetales, por ejemplo, resultan frescas en verano y cálidas en invierno porque tienen la propiedad de termorregular la temperatura. Además, son muy fáciles de limpiar porque al ser de tejido plano, es difícil que los ácaros sobrevivan en ellas si llevamos un mantenimiento y limpieza adecuados.

Otros materiales recomendados para aportar frescor a una vivienda es el lino y el algodón.

Y, por supuesto, si hablamos de trucos y opciones naturales a la hora de refrescar una vivienda, no hay nada como adornarla de plantas de hoja verde. Hay plantas que absorben el exceso de humedad, otras matan las bacterias que hay en el aire, otras facilitan la respiración… en definitiva, poner plantas en casa, mantenerlas bien, refrescarlas en las horas en las que el sol no es tan intenso, ayudarán a mejorar la temperatura del ambiente.

Y para terminar, acciones tan simples como cambiar las sábanas con mayor frecuencia, barrer o pasar la aspiradora a menudo, limpiar el polvo de los muebles más de lo habitual, ayudarán a crear un ambiente más limpio y fresco. En definitiva, conseguiremos crear un ambiente acogedor, con una temperatura agradable y perfecto para ser vivido hasta en los meses más cálidos del año.

¿Qué cosas hacéis en casa para refrescarla en verano?

Compartir es vivir:
error

Un comentario en “Cómo proteger del calor nuestra casa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.