Cuando Bershka quiere ser Balenciaga

Clon de Balenciaga en Berhka ya hay un plumífero rojo como el queabrió el desfile otoño-invierno 2016/17 de Balenciaga

Hay tendencias que, casi desde el mismo instante que las estás viendo desfilar, sabes que van a ser exitosas. Es el caso de la colección otoño-invierno 2016/17 de Balenciaga. Algo que es fácil de adivinar cuando sabes que Demna Gvasalia es el diseñador del momento (aunque, para mí, Alessandro Michele no tiene rival) y, además, apuesta por prendas fácilmente copiables. Y  lo que ocurre es que este clon de Balenciaga estaba más que cantado.

Clon de Balenciaga en Berhska

Es lo que ha pasado con el plumífero (puffer jackets en inglés) que abrió el desfile de la firma francesa. Efectivamente, todas las tiendas low-cost, desde siempre, han vendido este tipo de abrigo en invierno. Quizás no sean las más bonitas pero sí son las que más abrigan así que su punto práctico gana la batalla año tras año y los compramos de manera compulsiva en cuanto bajan las temperaturas.

Pero el añadido que aporta Balenciaga, además del color, es la forma de llevarlo. Se acabaron las voguettes con los abrigos apoyados sobre los hombros, ahora lo que se lleva es el abrigo con cremallera cerrado hasta la mitad de su recorrido para dejar suficientemente abierta la parte de arriba hasta el punto de casi dejar al descubierto la zona de los hombros (ver imagen de cabecera puesto que vale más que mil palabras intentando describirla).

Y como tantas otras marcas, Bershka tomó nota de la tendencia y la convirtió en alcanzable.

Personalmente llevaba varias semanas viendo la susodicha prenda en el escaparate del Bershka de mi zona y además colocada sobre el maniquí cual modelo desfilando para Balenciaga (la misma «actitud» para lograr la mayor similitud con el original). Así que era cuestión de tiempo empezar a verlo en los outfits de las principales style bloggers:

Not Balenciaga at all #bershkastyle

Una foto publicada por María Bernad (@maria_bernad) el


La prenda inspirada en el plumas original de Balenciaga cuesta 29,95€ en Bershka. Y visto que se puede conseguir el mismo efecto, al menos de manera visual… ¿quién no caería en la tentación?

Compartir es vivir:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.