Las 1001 gafas de sol de Prada

Que bebo los vientos por Prada no es ningún secreto pero dado que ni su ropa ni sus bolsos ni sus zapatos están al alcance de mi bolsillo, me contento con la parte que Miuccia decide destinar al mass market, es decir, la de las gafas de sol, aunque no es porque sean baratas (y menos con la cantidad de marquitas que han salido de la nada y que parece que se reproducen como Gremlins). Sus diseños, como pasa con sus colecciones de moda, me fascinan y, de momento, son lo único que puedo permitirme porque si por mí fuera este bolso ya estaría en mi poder. #PradaONada

Compartir es vivir:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.