Consigue un 5% de descuento en Sanyurishop.com con el código BTMF
Publi
*Alimentación

Este es el desayuno perfecto con el que tienes que empezar el día

A estas alturas de la “operación bikini” y de la tendencia de seguir una vida sana no os descubro nada nuevo si os hablo de la importancia que tiene para nuestro día a día el tomar un desayuno sano, completo y que contenga todos los nutrientes que el cuerpo necesita. He leído muchos libros y artículos por la red sobre el tema, he asistido a charlas e incluso yo misma he tratado de poner todos mis conocimientos y voluntad en práctica bajo el asesoramiento de un nutricionista. Sin embargo, nunca es tarde para seguir aprendiendo cosas nuevas. Y eso es lo que me pasó cuando, hace un par de meses, visité la fábrica de Hero Spain.

Podría hablar de lo bien que me vino ese fin de semana en Murcia gracias, en parte, a la maravillosa gente que conocí (tanto el personal del equipo Hero como el resto de compañeras bloggers que compartieron experiencia conmigo). Podría explicar a fondo lo mucho que me gustó que las conservas de Hero tengan un proceso de elaboración tan natural (si ya era fan de la marca, sobre todo de la del departamento de bebés, ahora lo soy todavía más). Podría escribir una parrafada relacionada con la excitante experiencia de subir en globo (aunque podéis cotillearla por las redes sociales con el hashtag #experienciahero). Pero en este video se resume bastante bien la experiencia vivida y lo que me interesa ahora es compartir con vosotros la interesantísima charla de nutrición que nos dio Dolo, del Instituto de nutrición de Hero, y en concreto, de lo importante que es el desayuno.

Desayuna como un rey

desayuno-hero

Que el desayuno es la comida más importante del día ya lo sabemos, pero al menos yo no lo estaba haciendo bien hasta ahora porque no le aportaba a mi organismo todos los nutrientes que necesitaba desde primera hora de la mañana.

La teoría nos dice que el desayuno ideal debe aportar la cuarta parte de las necesidades nutricionales. Nuestro organismo necesita fibra, hidratos de carbono, grasas minerales, agua… y lo necesita desde el momento en que nos levantamos con lo que tenemos que elegir los alimentos adecuados para aportarle estos nutrientes a nuestro cuerpo desde primera hora de la mañana.

¿Qué estaba haciendo yo mal? Pues para empezar estaba equivocada al pensar que tomándome un vaso de leche ya estaba aportando a mi organismo 250 gr. de agua. Según los expertos, la hidratación que aportan los lácteos no debe incluirse en los dos litros de agua recomendados. Sin embargo, el agua que aporta la fruta sí puede incluirse. Ese era mi primer error que ya he solventado cambiando de hábitos. Con esto no quiero decir que no debamos consumir lácteos en el desayuno. ¡Al contrario! Los lácteos son necesarios pues aportan fibra o calcio, pero no aportan agua, con lo que tenemos que añadir fruta a nuestro desayuno para cubrir nuestras necesidades hídricas.

Y el de la fruta era mi segundo error. Sabemos de sobra que la OMS recomienda tomar 5 piezas de fruta y verduras al día. Yo intento hacerlo todos los días pero había algo que no estaba haciendo bien. Con las prisas del día a día, no tomaba fruta en el desayuno (me la reservaba para otros momentos del día), sin embargo, cualquier fruta (cualquiera, porque todas son buenas) nos aporta fibra, vitaminas, minerales… pero, además, el agua que nos aporta la fruta a primera hora de la mañana es vital para nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo necesita agua desde primera hora (aunque luego, durante el día, bebamos los dos litros de agua aconsejables) y si nos la saltamos en el desayuno el cuerpo la tendrá que coger de nuestras reservas.

En resumen, el desayuno ideal debe estar compuesto por lácteos (que nos aportan calcio, entre otros nutrientes), fruta (que nos aporta fibra, vitaminas, minerales, agua) y cereales (que nos aporta azúcar para el cerebro o hidratos de carbono).  Si no se lo damos al cuerpo en cuanto nos levantamos, este lo irá a coger de sus reservas y ahí empezará el desequilibrio. Si nos lo saltamos o si no lo hacemos bien, a la hora/dos horas volveremos a tener hambre y estaremos tentados de picar. Y como ya todos nos conocemos, ya sabemos que lo que nos va a apetecer es tomar los denominados alimentos de calorías huecas (alimentos que tienen muchas calorías que nos sacian en el momento). Así que mejor evitar la tentación, ¿no?

Conclusión

Hace tiempo que me di cuenta de que lo importante no es adelgazar ni dejarnos llevar por operaciones marketenianas (sí, operación bikini, esto va por ti) si no esmerarse en llevar una alimentación sana, en definitiva, invertir en calidad de vida. Y con esta experiencia todavía me ha quedado más claro. Además, necesito el triple de energía desde que soy madre porque hay días en los que me da la impresión de que no voy a terminarlos. El agotamiento hace mella, los años no perdonan y las obligaciones se multiplican, así que todo lo que se pueda hacer por ayudarnos a nosotros mismos, si además es tan fácil como ser consciente de las necesidades de nuestro organismo y asegurarnos de aportarle los nutrientes necesarios, ¿por qué no hacerlo?

P.D. Gracias Hero por todo lo aprendido y por la gran experiencia vivida. Sin duda alguna, me la guardo como una de las mejores que me ha dado este blog. <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Publi

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies