Charles James, el primer couturier americano

Cuando hablamos de los años 20 americanos y de su gran aportación cultural que sigue latiendo desde que se inició hasta nuestros días, enseguida nos vienen a la mente tópicos como el jazz, las flappers, la Ley Seca y los speakesies. La verdad es que en menor o mayor medida, hemos ido hablando de todo esto a lo largo de los tres posts ya publicados. También hemos hablado del creador de la fotografía de street style (uno de los temas estrellas siempre en este blog) que es americano y que, además, empezó sus andaduras por esa época. Lo mismo pasa con nuestro nuevo protagonista. Charles James nació en 1906 y al mismo tiempo que la Ley Seca entraba en vigor él abría su primera tienda-taller en Chicago donde empezó diseñando sombreros y acabó diseñando los vestidos que le convirtieron en el primer diseñador de alta costura americano. Por aquel entonces ya había conocido a su gran amigo Cecil Beaton (que más tarde se encargaría de fotografiar su trabajo para Vogue), se había trasladado a Long Island a probar suerte con el negocio de los sombreros en un garaje que hacía las veces de tienda y taller y la socialité Diana Vreeland era una de sus clientas habituales.

costume-institute-charles-james01
Charles James

Su primer vestido memorable fue el Taxi Dress en 1929, un sencillo lbd tubo cuya falda llevaba una apertura lateral bastante exagerada pensada para que la mujer ejecutiva pudiera cambiarse fácilmente en la parte trasera de un taxi a un vestido más glamouroso como exigía el código de vestimenta nocturno. Durante los años siguientes se dedicó a diseñar prototipos para vestir a la alta sociedad americana, británica y francesa y de paso usarlos como patrón para producir más unidades para algunas boutiques. La exclusividad de sus piezas no era tal en esa época. Pero entonces llegó LA foto. Su amigo Cecil fotografió para Vogue una escena de lo más surrealista con mujeres con vestidos de gala de Charles James en 1936 (ver imagen abajo). Después de este editorial, Charles James hizo su debut formal como diseñador en la Alta Costura de París y abrió su primera boutique en Nueva York en la Calle  East Fifty-seventh al mismo tiempo que empezó a diseñar para Elizabeth Arden. En aquel momento, allá por el año 1946, hasta el mismísimo Christian Dior había dicho que los diseños de Charles James le habían servido como inspiración para crear su famosa silueta «New Look» que tan bien supo defender más tarde Galliano y que parece que ha olvidado Simmons. También conoció en esa misma época al ilustrador de moda Antonio López que empezó a documentar con sus ilustraciones su trabajo y forjó una gran amistad con Cristobal Balenciaga. Además de Diana Vreeland; Coco Chanel y Elsa Schiaparelli eran clientas habituales de su taller. Fueron sus años dorados. Pero Charles no era rentable. Sus colecciones eran demasiado caras y él demasiado perfeccionista como para poder llegar a ser comercial. En el año 78, muere solo, enfermo y en bancarrota en el hotel Chelsea de Nueva York.

costume-institute-charles-james02
Cecil Beaton fotografía esta mítica imagen de Vogue con vestidos de Charles James en 1936

Como véis, las flappers no son el único legado importante que nos ha dejado la moda americana, aunque quizás ellas sean las más conocidas. Pero Charles James  ha dejado un centenar de diseños que, por suerte, en mayo del 2014 se exhibirán en el Metropolitan de Nueva York ya que Anna Wintour ha decidido que el próximo tema de su gala del MET (mi alfombra roja favorita del año) sea Charles James: Beyond Fashion (Más allá de la moda), un título puesto a propósito pues así es como se iba a titular la biografía que el mismo diseñador iba a escribir cuando  la muerte llamó a su puerta. Sus diseños serán los encargados de inaugurar el recién nombrado Anna Wintour Costume Center, un lugar que estrena nombre y espacio. Estos son algunos de los diseños más espectaculares que podremos ver a partir del 9 de mayo y que ojalá pueda ver en primera persona:

– El vestido Petal (1952) es uno de mis favoritos de todos los que diseñó Charles James por su simplicidad y al mismo tiempo voluminosidad, además de su acertado juego bicolor. Su silueta menina ha sido reutilizada por Dior, Dolce&Gabbana y hasta Chanel.

james

El vestido Swan (1954). Espectacular pieza con muchísimo volumen, no solo en la parte trasera sinó en la parte delantera con esos drapeados pero con la identidad de Charles James del escote corazón y silueta entallada en la zona torsal. Femenino y grandilocuente al mismo tiempo. Es una de esas piezas que habría impactado en la sosa alfombra roja de los Oscars recién acontecida. Que digo yo que ya que esta exposición está prevista para este año, alguna podría haberse marcado un Marisa Tomei (en los Oscars del 2011) pero a lo grande, ¿no?

Charles James (9)

 El vestido Butterfly (1955) : Ajustado al cuerpo con un gran volumen lleno de tules de varios colores en la parte trasera. Esos colores solo podían ser vistos con el vestido en movimiento y a mi me recuerda mucho al Caprile que llevó Silvia Abascal en una ocasión:

charles-james-silvia-abascal-lorenzo-caprile-goya

Aunque hay algunos diseños del Dior de Galliano que también se han inspirado en él, como muchos de esa mítica colección de Alta Costura de la Primavera Verano 2010. Por cierto, el vestido de la imagen está a la venta aquí por solo $22.000:

christian-dior

El vestido Four leaf clover (1955) es el que llevó (el original no, sinó una réplica) para el día de la rueda de prensa de la organización de la gala del MET y posterior exposición de «Charles James: Beyond the fashion» la modelo Elettra Wiedeman por ser uno de sus vestidos más emblemáticos, cuya inspiración en la forma de la falda parte de los tréboles de cuatro hojas. También se lo puso, en su momento, Austine Hearst (en la imagen), mujer del jefazo de Hearst Corporation, William Randolph Hearst Jr:

austine-hearst-in-charles-james-four-leaf-clover-gown-1953-courtesy-of-the-metropolitan-museum-of-art

El vestido Diamond (1957), o lo que es lo mismo, el vestido sirena,  no me digáis que no es una silueta similar a la del 90% de los diseños de gala que hace Zac Posen. De hecho, el propio diseñador ha declarado en su última colección que Charles James es uno de sus diseñadores favoritos de todos los tiempos. Ya se nota, ya.

charles-james-zac-posen

En este tablero de Pinterest tenéis muchos más vestidos de este genial diseñador, desconocido hasta ahora por la gran mayoría del público aficionado y solo en el corazón de los más entendidos de la moda y que con la gala del MET espera recuperar el mérito y el puesto que nunca debió arrebatársele, el del primer sastre de la moda americana. ¿lo conseguirá? Pues teniendo en cuenta que viene respaldado por la todopoderosa Wintour, el éxito está asegurado. Yo, por el momento, ya he pedido cita / hangout  para comentar en directo esa esperada alfombra roja. Solo quedan 2 meses. Tic-tac-tic-tac.

Compartir es vivir:
error

Oscar de la Renta Prefall14 (aquí hay Galliano encerrado)

El continuo rumor de que John Galliano va a ser contratado para trabajar mano a mano con Óscar de la Renta desde que «hiciera prácticas» en la colección FW ha vuelto a tomar fuerza esta semana al saberse que el diseñador dominicano intercambia e-mails todas las semanas con el gibraltareño. Pero aun más fuerza han tomado hoy cuando hemos visto la nueva colección Prefall14 de De la Renta. De acuerdo, el sello De la Renta es palpable pero ¿no es parece absolutamente maravillosos los vestidos de noche? ¿y no os recuerdan a las maravillas que hacía Galliano para Dior? El vestido rosa con bordados podríamos haberlo visto en los tiempos de bonanza creativa de Dior con Galliano al frente. ¿o no?

oscar-de-la-renta-prefall-14

Yo a Oscar le hago ojitos desde que sé que es colega de Galliano, un poco vendida sí soy, pero es que  no se por qué tengo esa obsesión en encontrarle trabajo a Galliano cuando debería tenerla por encontrarlo para mi. Que una no está para echar cohetes… pero igual De la Renta se apiada de mi y es capaz de ver mi potencial (en no se qué) y empieza a enviarme e-mails también a mi. #IWish. Si lo haces, tito Oscar, prometo nombrarte en primer lugar en mi discurso de agradecimiento. Y mientras tanto, ¿me puedes regalar el look de la izquierda de la siguiente imagen? no es tan espectacular como los vestidos de noche pero sí es más práctico, lo voy a usar más…

oscar-de-la-renta-prefall14-2

¿veremos alguno de estos maravillosos vestidos de noche en la alfombra roja de los Globos de Oro 2014? Los Globos de Oro son la primera gran alfombra roja del año, y mis favoritos por motivos personales, y ayer se dio a conocer la lista de nominaciones. Hola Cate Blanchett, ¿te atreves con un De La Renta Gallianizado?

#freeGalliano

Compartir es vivir:
error

Entrevista de Charlie Rose a John Galliano

Menuda semanita de novedades alrededor de John Galliano hemos tenido! Primero fue la entrevista en papel para Vanity Fair, de la que solo hemos conocido un extracto de los highlights que contiene – la entrevista entera la descubriremos cuando salga a la venta su número de julio-  y ahora, y por primera vez en dos años y tres meses, Galliano concede una entrevista televisada al, para mi desconocido hasta el momento, periodista Charlie Rose. El caso es que me ha resultado extraño que en la misma semana salgan a la luz las dos entrevistas y también creo que la entrevista televisada habrá fastidiado a Vanity Fair porque a juzgar por el adelanto de Vanity Fair y tras ver la entrevista entera de Charlie Rose, Galliano dice lo mismo en un sitio y en otro. Pero claro, es mucho más interesante, o mas bien, morbosa, la entrevista televisada porque en ella además de palabras podemos ver sentimientos, comportamientos, tono de voz… y por supuesto, porque ha salido antes.

Del papel ya hablamos, todo lo que pudimos, cuando salió publicado así que ahora me voy a centrar en la entrevista en la televisión. Para empezar me llama la atención que no se haya llevado el gato al agua alguno de los grandes showman americanos como podrían ser Oprah o Jimmy Fallon, por nombrar algunos, sinó un tal Charlie Rose que no tenía la desgracia de conocer hasta día de hoy. Y digo desgracia porque en la entrevista me resulta frío y desafiante ante un John Galliano tímido, retraido y avergonzado. De hecho, y como yo no me creo ya nada en esta vida, no me extrañaría que fuera todo un montaje para que Galliano dé más pena aun y nos apiademos de él. Ojo!, yo soy del team #freegalliano, pienso que su creatividad y genialidad debe estar por encima de cualquier incidente por muy insultante que sea, y con esto no quiero decir que Galliano, por ser Galliano, tenga que ser indultado de todo pecado, pero sí me parece que el ejercicio de destrucción que la industria de la moda, en general, ha practicado con él es abusivo. No hay más que ver a Karl Lagerfeld soltando perlas día sí y día también, faltando al respeto, a la profesionalidad e incluso al físico de más de una persona, y se le permite, ¿por qué? pues por la misma razón por la que no se debería ser tan radical con Galliano, porque a nivel laboral no se les puede poner ni un solo pero.

Pero a lo que vamos, y os dejo solo extractos de la entrevista, porque el video entero dura una hora y entiendo que para la mayoría sea un coñazo.

Disculpas de Galliano por los comentarios antisemitas que realizó hace dos años y tres meses en una cafetería de Paris:

Esta es la parte más fuerte de la entrevista, cuando el periodista le pregunta qué piensa sobre el suicidio de Alexander McQueen y él contesta: «Lo entendí»:

Galliano ha reconocido en esta entrevista que estaba enfermo, que era alcohólico aunque no bebía para encontrar inspiración para crear, diseñar, investigar, enfrentarse a nuevos retos… sinó por la presión que le producía el enorme éxito que tenía y la responsabilidad de estar al frente de una de las grandes maisons del mundo de la moda:

 

Y así hasta una hora de entrevista en la que, resumiendo, Galliano habla de su problema de adicción al alcohol, de que tanto Toledano como Pinault le dieron un toque que él consideró demasiado temprano sobre su comportamiento producido por sus adicciones, de su amistad con dos pesos pesados de la moda como son Óscar de la Renta y Anna Wintour, y de que no recuerda haber dicho lo que dijo ese fatídico día en el glamouroso barrio de Le Marais en París.

Y yo me pregunto: ¿era necesaria esta entrevista en la que el periodista ejerce de fiscal y Galliano de niño rebelde arrepentido? ¿se habrá recuperado de sus adicciones? ¿seguirá su creatividad intacta o tanto el alcohol como todos los acontecimientos que se van dando alrededor de su persona durante los últimos dos años y medio se la habrán cargado? ¿cuál es el futuro de Galliano? ¿volverá a estar al frente de una gran firma de moda tipo, por ejemplo, Óscar de la Renta o preferirá estar en una segunda división tomándose la vida de otra manera mucho más relajada? ¿le dedicará Anna Wintour una exposición del MET enterita a él en años venideros o preferirán hacer borrón y cuenta nueva y hacer como si Dior y John Galliano (aquí hablo de la firma, no de la persona) nunca hubiesen formado parte de la vida del diseñador? Estoy ansiosa por conocer el siguiente paso del diseñador, estoy ansiosa porque Galliano vuelva al frontrow en el mundo de la moda, y estoy ansiosa por volverlo a ver con la teatralidad, romanticismo y drama que rodea a todas sus colecciones y a él mismo integrándose en ellas, echo de menos sus disfraces, aunque el que llevaba en esta entrevista es uno de los mejores que le he visto en su vida y, en definitiva, estoy ansiosa por celebrar su vuelta sea de la manera que sea porque, como él mismo dijo ante su negativa a acudir a la última gala del MET, hay que andar despacio pero seguro, y  ésas escaleras (refieriéndose a las del MET) son muy empinadas.

¿alguien en la sala que sea Team #freeGalliano? ¿Qué opinais sobre este culebrón?

Compartir es vivir:
error