Cuidados cosméticos para disfrutar de una semana blanca

Tras las vacaciones de Navidad, y ya superada la temida cuesta de Enero, Febrero se convierte en el mes más esperado para los amantes de la nieve. Las pistas de esquí están en su mejor momento y, aunque sea, un fin de semana, apetece hacer una escapadita. Pero ¡ojo! lo que podrían ser unos días inolvidables, se pueden convertir en una experiencia desastrosa si dejamos nuestra piel expuesta al sol y por tanto a las quemaduras. Así que no debemos olvidar seguir un ritual de belleza para que nuestra piel, que está protegida del invierno y no está preparada para aguantar los peligrosos primeros rayos de sol del año, esté tan sana como lo ha estado durante todos los meses de frío.

Si tienes clara la fecha en la que vas a hacer la escapada, se precavida y hazte una exfoliación, así tu piel estará limpia y será más agradecida con los tratamientos posteriores.

Mientras estás haciendo la maleta, lo primero que debes meter en el botiquín es una crema de protección solar alta (lo más alta posible) para la cara, y otra específica para los labios. Imprescindible también es que, además de la crema solar, no olvides llevar una crema aftersun para después de las largas jornadas de sol y frío. La crema aftersun hidrata y además proporciona una sensación de frescor que relaja la piel.

Y no descuides a las grandes olvidadas, ¡las manos! Mete en el botiquín cosmético una crema de manos y aplícala por toda la mano (excepto por las palmas no vaya a ser que tengamos un accidente esquiando por querer que nuestra piel esté impecable). En el momento de esquiar, protegemos las manos con guantes, pero el resto del tiempo, muchos de nosotros (me incluyo) nos los quitamos así que ¡es imprescindible!

Si algo te puede arruinar una escapada ideal, ese algo son los pies. Hazte con un arsenal de potingues antigrietas y relajantes para hacer frente a esa combinación entre frío, botas de ski y horas esquiando.

Pero no todos los cuidados van a ser para la piel. El cabello también se expone a los rayos de sol que son mucho más peligrosos en la nieve que en la playa, así que no te olvides de impregnarlo con aceite de argan y hazte dos trenzas para que su poder de hidratación, suavidad y brillo penetre del todo.

¡feliz escapada!

paris+hilton
Paris Hilton
Compartir es vivir:
error