Viaje de prensa con Ponche Caballero

Si recordáis, hace un par de semanas compartimos por aquí un cóctel que habíamos elaborado con la nueva botella de Ponche Caballero como ingrediente principal. Fue una especie de concurso en el que participamos varios bloggers y cuyo premio era un viaje al Puerto de Santa María (Cádiz) de donde es originaria la firma. Pues bien, como ya os podréis imaginar, mi cóctel resultó ser uno de los ganadores lo cual no me pudo alegrar más porque fue un viaje inolvidable.

Siempre es gratificante embarcarte en nuevas experiencias, viajar a sitios nuevos (¡nunca había estado en Cádiz!) y conocer a gente. Lo cierto es que me fui un poco a la aventura, sola y sin conocer a nadie pero cuando llegué a la estación de Atocha (el punto de encuentro elegido para que todos los bloggers y periodistas elegidos nos fuéramos juntos al sur) me encontré con caras conocidas (¡y tan conocidas! Amigo Charlie, ¡el destino nos volvió a unir!), con viejas amigas (Raquel, ¡cuánto tiempo sin vernos!) y con nuevos compañeros de ruta (Rocío, mi pareja de viaje, ¡qué gran descubrimiento querida!).

photocall-ponche-caballero-be-trendy-my-friend+
De izq a dcha: Charlie, yo, Rocío, Luis (de Glamour Narcótico) y Manu (El señor de las Gafas Amarillas)

Pues estas personas y unas 30 más nos unimos al Team Ponche Caballero por una noche en el impresionante Castillo de San Marcos (en el Puerto de Santa María) y celebramos el más de un siglo de existencia de la bebida con una espectacular fiesta donde se sirvieron los cócteles ganadores, donde un chico de gran espalda y elásticas extremidades se colgó del cielo y nos maravilló con sus acrobacias, donde encendimos farolillos y pedimos un deseo y donde disfrutamos hasta altas horas de la madrugada (y hasta aquí puedo leer ;)) de la vida, la amistad, el bloguerismo y el Ponche Caballero (con su renovada botella plateada).

Al día siguiente, la resaca quiso acompañarme a Jerez pero no pudo conmigo. Quería seguir disfrutando de este maravilloso viaje de prensa y tocaba conocer una de las bodegas más antiguas de Jerez, las bodegas Lustau. El vino en general es una de mis debilidades, y aunque soy muy de los de Alicante (la terreta tira), el menú degustación que nos dieron a probar maridado con todos sus vinos finos fue poco menos que excepcional y altamente recomendable. Si estáis planeando viajar a Cádiz, reservar un hueco para visitar esta bodega, merece la pena también por el bellísimo emplazamiento en el que se encuentra.

bodegas-lustau-be-trendy-my-friend
Cata de vinos en Bodegas Lustau (Jerez de la Frontera)

Desde aquí quiero dar las gracias a Laura y a Bolboreta Agencia por haber hecho posible esta experiencia y por su impecable organización. También quiero agradecer a todo el personal de Ponche Caballero y Bodegas Lustau, así como al Hotel Monasterio San Miguel (donde nos alojamos) por el buen trato recibido. Me he quedado tan encantada con la experiencia que estoy planteándome hacerme bloguera de viajes, gastronomía y, por supuesto, bar woman. ¿Qué no?

Podéis ver todas las imágenes que hice en el viaje en el facebook de betrendymyfriend.

Compartir es vivir:
error

Mi cóctel de elaboración propia para Ponche Caballero

Hace unas semanas me llegó a casa un paquete muy especial de parte de Ponche Caballero, el licor cuya receta original data de 1830 y que se elabora en el Puerto de Santa María (Cádiz). Más de un siglo después la marca renueva su imagen volviéndose más sofisticada y elegante y para celebrarlo me ha propuesto el reto de crear mi propio cóctel con el Ponche Caballero como ingrediente principal.
A pesar de que la fórmula completa de este ponche es un secreto familiar, sí conocemos los cinco botánicos principales responsables de ese sabor dulce que tan famoso le ha hecho generación tras generación. Piel de naranjas andaluzas, vainilla procedente de México, clavo de Madagascar, canela de Sri Lanka o nuez moscada de Indonesia, la base de Ponche Caballero surgió de las fusión entre las queimadas gallegas (ya que su creador, Jose Cabaleiro de Lago era de origen gallego) con los licores y productos de la zona de El Puerto de Santa María.
Por eso mismo se nos ocurrió elaborar el cóctel que más abajo os explico. Nos pareció buena idea introducir una tercera comunidad (la valenciana) a la mezcla y dado que yo soy alicantina, tenía claro que los ingredientes iban a ser de la terreta. De esta manera hoy ha nacido el Cóctel Lágrimas de Boabdil.

Receta para hacer el cóctel Lágrimas de Boabdil

-40 ml de Ponche Caballero
-120 ml de Néctar de Granada
-20 ml de Licor de Naranja
-20 ml de Licor de Dátil
-Opcional pero muy recomendable: Cubitos con granitos de granada.

coctel-ponche-caballero-cubitos-granada

 

Dado que uno de los ingredientes del Ponche Caballero es la piel de naranja, nos pareció que la granada sería el acompañante perfecto para este cóctel de elaboración propia. Además, justo la semana pasada se empezaron a recoger las primeras granadas, con lo que estamos en la estación perfecta para utilizarlas. Nosotros hemos utilizado el zumo de granada de la marca GranaDrink que se elabora con granada mollar de Elche. Además, y siguiendo con la granada, también nos hicimos con piezas enteras del mismo lugar, las desgranamos e hicimos cubitos de hielo con granitos en su interior. No pudimos tener mejor idea puesto que conforme los cubitos se van deshaciendo, el poso de los granitos de esta antioxidante fruta (que van cayendo al fondo del vaso poquito a poco) le va dando más sabor al cóctel. ¡Recomendadísimo!
El lícor de naranja, que sirve para contrarrestar en buena medida el dulzor, es de la marca Príncipe de Azahar y se elabora en Altea, otro de los pueblecitos que nos quedan muy cerca de casa.
Y el toque final lo hemos dado con el lícor más alicantino posible, el de dátil que se elabora, como no podía ser de otra forma, en la ciudad de las Palmeras: Elche.
¿Os animáis a probar nuestro cóctel? Por supuesto no es necesario utilizar las mismas marcas que hemos usado nosotros, lo importante, eso sí, es que el Ponche sea Caballero.  Si os animáis  a hacerlo comentadnos por aquí qué os ha parecido. Nos hará ilusión leer vuestra opinión.

¡Salud!
¡Salud!
Compartir es vivir:
error