LOLO, cosmética con ingredientes biomarinos para cuidar de tu cuerpo

lolo-bio-cosmetica-ingredientes-biomarinos-alga-lodo-sal-bio-be-trendy-my-friend-murcia

A principios de agosto, tal y como os conté por Instagram, tuve la oportunidad de visitar las instalaciones de la firma de cosmética bio Lolo. Situadas en Murcia, detrás de esta marca tan especial, se encuentra Juan Antonio Mompeán con quien tuve una conversación de lo más interesante que hoy os quiero compartir.

Aunque la marca como tal lleva poco más de 6 meses en el mercado, la trayectoria y sobre todo la idea de este proyecto tiene más recorrido (alrededor de 2 años) y una persona al frente con muchos conocimientos por anteriores experiencias pero sobre todo por una pasión detectable desde el primer segundo.

Pero empecemos por lo más importante, el núcleo de Lolo, cómo es su ADN y cuál es su razón de ser.

La fórmula biomarina de Lolo Bio

Si nos fijamos solo en la formulación, la base de esta marca de carácter unisex es sencilla, y es que todos sus productos (una pequeña gran familia en la que ya hay espacio para una crema hidratante, una mascarilla facial, un gel de ducha, un champú, una crema solar, un aftersun y una loción balsámica) tienen un denominador común entre sus principios activos: sus ingredientes biomarinos. Estamos hablando de lodo, algas y sal, entre otros, todos ellos presentes en el mar Mediterráneo, y de sus propiedades.

Y precisamente de esas propiedades podemos hablar largo y tendido porque son la razón por la que esta marca va más allá del término beauty al que tenemos asociado a la cosmética, sino que mas bien su enfoque se acerca más a una cosmética de salud.

Cosmética que cuida tu cuerpo

En Murcia está el Mar Menor y como ocurre en casi todas las lagunas (el ejemplo más claro es el del Mar Muerto), los lodos que en ellas se depositan suelen tener buena fama por sus poderes curativos.

Y sí, estamos en lo cierto, estos lodos son arcillas, vida orgánica tanto animal como vegetal que cuando muere se deposita, lluvia ácida, incluso son partículas que llegan arrastradas por el viento…. en definitiva, son mezclas naturales que caen al fondo del mar, se fermentan, se descomponen y lo forman. Esto no quiere decir que las empresas que fabrican cosméticos con ingredientes biomarinos, utilicen ese mismo lodo directamente sacado del mar. No. Lo que hacen es imitar ese proceso en un laboratorio.

Y así trabajan en Lolo. Cada cierto tiempo, se encierran en su laboratorio para crear sus propias formulaciones que contienen dos tipos de arcilla: el caolín o arcilla blanca y la bentonita. El caolín es muy flexible, tiene un aspecto similar al yeso y una textura muy suave, mientras que la bentonita tiene una textura más similar a la arena y una propiedad muy valiosa: es antiinflamatorio porque conserva el calor y aumenta, por tanto, el torrente sanguíneo.

Y sí, no es ninguna barbaridad decir que estas arcillas tienen propiedades curativas. De hecho, si las mirásemos en un microscopio, veríamos peloides. Esta palabra, que puede que sea la primera vez que escuchas, es tan importante que hasta se organizan congresos mundiales para hablar exclusivamente de ella. Y es un término tan ancestral que incluso la hidrología, que es la que estudia los comentados peloides, es el origen de las escuelas de medicina. Efectivamente, los hidrólogos fueron los primeros médicos.

Pero para que el producto funcione de verdad, además de llevar un componente sólido tiene que estar mezclado con otro componente líquido. Y ahí es donde entra en el juego el agua salina. Volviendo a nuestro supuesto microscopio, si tuviéramos la oportunidad de observar ese peloide, veríamos que tiene cavidades, algunas con salida y otras sin ella. Ahí es donde se suelen depositar gotas de agua (salinas en este caso aunque también podrían ser, por ejemplo, termales) y dependiendo de dónde se incorpore ese agua tendrá una saturación determinada de sal.

¿Y qué ocurre con la sal? Pues que es el exfoliante natural más importante que existe. No solo por el efecto peeling, si no porque es un reactivo total. Es decir, donde hay sal no hay suciedad (porque la expulsa). ¿Hacemos la prueba del algodón?

Volviendo al tema del peloide, el de Lolo es de limo marino, es decir, está compuesto de arcillas que saturan con sal y extractos de algas, las maceran en un mínimo de 3 meses y ya está listo para ejercer sus poderes sobre la piel.

Juan Antonio me comentaba que a los 3 meses de haber macerado la mezcla ya se puede comercializar y, de hecho, eso es lo normal. Pero al final esa mezcla compuesta de ingredientes naturales sigue madurando a medida que avanzan los meses de tal manera que a los 6 meses todavía tiene más propiedades y a los 9 todavía más.

En cuanto a su durabilidad, como es lógico, Lolo no lleva un conservante normal como el parabeno, si así fuera cada producto podría durar hasta 36 meses, pero al llevar un conservante como los que se utilizan para alimentación su producto abierto dura 9 meses y sin abrir 24 meses.

Desvelado ya el «secreto» de los principios activos biomarinos de Lolo, desde la marca lo que han hecho es desarrollar aplicativos basándose en la misma idea porque, obviamente, aunque apuestan por el concepto Global Treatment, es decir, el de maximizar los usos, la crema hidratante no te sirve para ducharte, por eso, con la misma idea han desarrollado un champú, un gel… en definitiva las líneas básicas que son el baño, la hidratación y la protección.

Y es que los productos de Lolo están enfocados al 100% a la piel, el órgano más grande que tenemos y sus tres pilares fundamentales son la hidratación, la exfoliación y la regeneración.

Los tarros sostenibles de Lolo

A pesar de que lo más importante de una marca de cosmética natural son sus ingredientes, hay otros detalles que nacen y se desarrollan alrededor de la misma que son los que la terminan de completar.

Estamos hablando de los recipientes que usan en Lolo para presentar sus productos. La mayoría de ellos son tarros de cristal transparentes con cierre hermético y, aunque están desarrollando diferentes medidas, la que más abunda es la de 200mg. Los motivos son varios porque aquí nada se hace al azar.

Para Lolo es vital que la gente vea el producto desde fuera, ya que sus texturas suelen ser bastante atractivas (mención especial merece el champú en el que si se agita un poco se puede ver el lodo flotando sobre una especie de agua densa), de ahí la preferencia de optar por tarros transparentes en los que, además, puedes ver en todo momento cuánta cantidad de producto te queda. Pero la textura no es lo único interesante.

Lolo es una firma bio y esto quiere decir que hay algo más que reducirlo todo a un sello de certificación. Dentro de su coherencia, no tendría sentido que sus ingredientes fueran sostenibles y que no lo fuera su packaging.

Además, ese recipiente cuando lo terminas de usar, lo puedes reutilizar, por ejemplo, para guardar frutos secos.

Quizás ese es uno de los motivos por los que su formato más habitual es el de 200 mg. Ya que puedes reutilizar el recipiente, al menos que este sea de un tamaño aceptable para que efectivamente se le pueda dar un buen uso. Pero hay un motivo más por el que se justifica este tamaño.

Aunque pueda parecer contradictorio, teniendo en cuenta que como cualquier otra marca, necesitan vender para sobrevivir, el objetivo es que una vez lo compres, lo repongas las mínimas veces posibles, para minimizar los envíos y para que no tengas que consumir tantos tarros. En ese sentido, cuando alguien les pregunta cuánto duran sus productos, la respuesta es «aproximadamente 3 meses«. En resumen, usándolo a menudo, dura bastante. De esa forma, si te gusta el producto y quieres seguir usándolo, lo comprarás un total de 3-4 veces al año, como mucho.

La fórmula es sencilla pero efectiva, si un producto te funciona bien y encima te cunde, estarás satisfecho y seguramente repetirás. Es mucho más importante fidelizar a un cliente contento, ¿verdad? Pero además, tanto cliente como marca estaremos fomentando la cultura de consumir solo lo necesario con los mínimos recursos posibles y ayudaremos un poquito más a nuestro maltratado planeta.

Aun así, son conscientes de que el formato de 200 mg no es el más cómodo para transportar y, por eso los productos más vendidos, como la crema hidratante y el solar, también los comercializan en formatos más pequeños.

Por otro lado, también acaban de desarrollar el formato muestra, para que la gente pueda comprarlo también, antes de realizar el pedido grande. Así si alguien tiene dudas y prefiere probar primero el producto para saber si reaccionan bien ante él, si les gusta la textura, el olor… pueden pedir a través de la web una muestra y solo pagar los gastos de envío.

Próximos lanzamientos

Septiembre está enseñando su patita ya, así que se acerca el momento de retomar propósitos, como por ejemplo el de hacer deporte. La vuelta a la rutina, los horarios, las alarmas de despertador… todo volverá a funcionar como siempre después de unas merecidas vacaciones en las que el ritmo ha sido, por decirlo de alguna manera, más caótico.

Para las marcas, la vuelta al cole también es una realidad y llegan cargadas de novedades, y la de Lolo no podría ser más acertada.

Aprovechando las propiedades de efecto calor de sus ingredientes biomarinos, y mezclándolos con capsicum (un derivado de la pimienta) para conseguir una especie de apósito invisible, van a lanzar al mercado un producto perfecto para aliviar dolores articulares y musculares.

¿Pasas demasiadas horas en la carretera? ¿tienes las cervicales destrozadas por culpa del ordenador? ¿Haces muchas tareas domésticas? ¿Y esfuerzos levantando peso? No pienses solo en personas deportistas, cualquiera de nosotros podemos necesitar en cualquier momento aliviar alguna molestia y con este producto workout podremos hacerlo.

No se trata de un medicamento, obviamente no cura, pero sí de un producto que al aplicarlo empezará a ejercer un efecto calor en la zona dolorida durante 8 horas aproximadamente. Además, hidrata la zona que eso siempre viene bien y no mancha (ni la piel ni la ropa).

Estoy deseando probarlo… o bueno, no, mejor espero no tener la necesidad de tener que probarlo… pero lo que sí tengo en mis manos es la crema hidratante, el champú y el protector solar cuyas reseñas os compartiré en breve.

¿Conocíais esta marca de cosmética bio?

Compartir es vivir:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.