Snacks – ¿Picnic de playa o de montaña?

picnic-perfecto-tarde-parque-productos-campofrio-portada-be-trendy-my-friend

Con la llegada del buen tiempo a nosotros siempre nos surge la misma pregunta: ¿tiramos para el monte o nos quedamos en la playa?

Al vivir en zona costera y tener la suerte de disfrutar de un clima bastante agradable prácticamente todo el año, es cierto que para nosotros el plan, digamos, más especial es el campestre, puesto que sol, arena y mar tenemos todo el año.

Pero también es verdad que, a medida que se acerca el verano, las temperaturas en Alicante son tan altas que casi solo nos queda la opción de pasarnos la vida a remojo hasta que llegue la vuelta al cole.

Por eso me gusta mayo. Porque es un mes en el que ni hace frío ni calor y por eso prácticamente podemos hacer realidad todos nuestros planes, incluidos los que son al aire libre. Pasar una tarde en el parque, hacer una excursión en la montaña, jugar a ser arquitectos sobre la arena… sé que soy privilegiada de vivir donde vivo, pero en cualquier caso, seguro que a todos/as os gusta disfrutar de una tarde de picnic en buena compañía, sobre todo si el plan incluye buena comida y, más concretamente, aperitivos snacks, perfectos para matar el hambre cuando aparece y todavia no es la hora de comer.

Si comer en general es un placer, tomar aperitivos ya me parece el éxtasis total. Lo siento si suena un pelín exagerado pero es que solo los tomo cuando tengo tiempo, es decir, cuando es fin de semana o un día especial, así que el binomio aperitivo+vermut va asociado al tiempo que, actualmente, más valoro.

Por eso me atrevo a decir que soy una profesional de la organización de picnics porque, obviamente, el plan perfecto me incluye a mí y a mi familia como mínimo, es decir, un total de 4 miembros, dos de ellos pequeñitos del todo pero tragones como ellos solos.

¿Queréis que os cuente cómo me organizo y preparo el picnic perfecto para un día en la playa o en la montaña? No hace falta que contestéis, era una pregunta retórica y la pienso contestar igualmente #lol. 

Utensilios básicos para un picnic perfecto

Como todo en esta vida, para organizar el picnic perfecto lo primero que hace falta es un poco de planificación. Tener una idea ligera del tiempo que vamos a estar fuera y de la distancia a la que está de nuestro hogar y analizar minuciosamente las características del lugar que vamos a visitar (temperatura, zonas de sol y sombra, si hay aparcamiento cerca y todo eso tipo de cosas).

Si el plan tiene un parking cerca y si el lugar elegido es de playa, solemos llevar accesorios más voluminosos, como neveras de playa, mesas, sillas, sombrillas… y tuppers. Nosotros lo transportarmos todo en un invento de mi marido que es una especie de carretilla (ya le he dicho que debería patentarlo) que nos salva la vida año tras año.

Si el plan es más de parque o montaña, nos las ingeniamos un poco más y tratamos de llevar todo lo necesario en dos mochilas, y por eso, en estos casos, optamos sí o sí por productos imperecederos o que no necesitan nevera, como es el caso de los productos Campofríoque tienen un práctico empaque ideales para los más pequeños, (¡cómo está de rico el minifuet de pavo!)cantimplora o cualquier recipiente reutilizable de agua (ya sabéis que sigo en modo #zerowaste), un mantel y toallitas húmedas (el gran invento del siglo, ¡sirven para todo!). 

Lista de menús para un picnic perfecto

picnic-perfecto-tarde-parque-productos-campofrio-be-trendy-my-friend

Y llegó el quid de la cuestión. ¿Qué comida podemos llevarnos? La lista es larga y variada y dependerá, por supuesto, del tiempo (y las ganas) que tengáis de elaborar ciertos menús pero hay básicos que nunca fallan, como por ejemplo… 1, 2, 3 responda otra vez: ¡los bocadillos!

Sí, empezamos por lo fácil. El típico. El primero que te viene a la cabeza cuando piensas en comer fuera de casa. Comer de bocadillo está bien de vez en cuando, porque son ocasiones especiales. Además, algo bueno que tienen es que los puedes preparar con antelación, con el pan del día y congelarlos. El día de la salida, solo hay que sacarlos del congelador y meterlos en la mochila con la suficiente antelación para que se descongelen justo a tiempo para comértelos.

La otra opción es madrugar un poco más ese día, comprar pan recién hecho y prepararlos antes de salir (ummm se me hace la boca agua solo de pensarlo), pero al menos en mi caso, la experiencia me dice que nunca debo dejar nada por hacer el día D porque, seguro, no me dará a tiempo de hacerlo (los/las que tenéis hijos/as ya me entendéis).

Si la opción bocadillo no os convence y tenéis espacio en vuestras mochilas, otra buena elección son las ensaladas. Cuando llega el buen tiempo, cambio la comida de cuchara caliente por comida de cuchara fría. Es decir, preparo legumbres, como lentejas o arroz blanco y los uso como base de ensaladas.

Otras veces hago lo mismo pero con pasta. Me encanta la ensalada de pasta. El resto depende, una vez más, de las circunstancias pero yo suelo combinarlas con tomate, zanahoria, atún, maiz, pimientos… en definitiva, por todo tipo de condimentos sanos que no necesitan nevera y no se oxidan rápidamente.

Y tercera (y última) opción y vamos subiendo de nivel: no podía faltar en mi lista de recomendaciones culinarias la tortilla de patatas. Sobre todo porque a mí, como más me gusta es cuando está fría. Así que cuando ha sido la elegida para venirse de excursión con nosotros , la he preparado la noche anterior, la he cortado a taquitos y me la he llevado en un tupper. Nunca sobra nada. Es un hecho. 

Si queréis seguir rizando el rizo y curraros más el menú de picnic especial, os recomiendo este post con ideas para un picnic perfecto

Bon appetit!

Compartir es vivir:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.