Probando, probando: Pasta de dientes Lacer Natur

pasta-dentifrica-lacer-natur-trnd-be-trendy-my-friend-zero-wate-sostenible

Hace unos cuantos meses descubrí en Instagram, no podía ser en otro sitio, un hashtag que me ha hecho replantearme, muy seriamente, cambiar algunos hábitos de mi vida. Ese hashtag es el #zerowaste, una tendencia, que literalmente significa “residuo 0”, que nos anima a realizar acciones cotidianas muy sencillas, como el uso de botellas de cristal y bolsas de tela reutilizables en lugar de plástico o comprar a granel en lugar de productos envasados, para mejorar la sostenibilidad sin necesidad de realizar grandes inversiones.

Por eso, a raíz de ese “descubrimiento”, que encontré después de saber que microplástico es la palabra del 2018, mi venda ya cayó y estoy intentando, de manera progresiva, aplicar esta tendencia en mi vida.

Sé que es complicadísimo. Soy consciente de que vivimos rodeados de plásticos y que a nivel gubernamental se habla mucho pero se procede poco, y en parte por eso, como sociedad, me doy cuenta de que estamos tomando conciencia a pasos de tortuga. Por eso, cuando Trnd me puso en mi bandeja de correo la oportunidad de probar la pasta de dientes Lacer Natur, acepté sin dudarlo.

¿Qué tiene de especial la pasta de dientes Lacer Natur?

A nivel de producto, desde la firma nos cuentan que la pasta dentífrica Lacer Natur protege contra la caries, previene la placa dental y ayuda mantener tanto la boca como los dientes y las encías sanos. Hasta ahí nada nuevo en el horizonte que no nos puedan decir desde cualquier otra marca, ¿verdad?

¿Qué tiene de especial entonces? Para empezar, sus ingredientes. La pasta dentífrica Lacer Natur está compuesta por extractos de cítricos con propiedades antisépticas y antioxidantes; flúor, que previene la caries, remineraliza los dientes y combate la placa dental y xilitol procedente del maiz y la madera de abedul o haya, que también protege contra la caries y previene la placa dental.

Pero esto no es todo. De hecho, la otra gran cosa importante de este producto es, como su lema indica, que “cuida de tu boca y también del planeta“…. y ahí es cuando yo me pongo en modo Radar #zerowaste encendido.

Y es que el estuche con el que viene la pasta de dientes Lacer Natur busca reducir los impactos negativos y conseguir la eficiencia energética y de los recursos naturales y por eso es 100% reciclado y está compuesto de papel de bosques sostenibles y certificados. De hecho, el pack con todos los elementos que me enviaron (un envase de la mencionada pasta dentífrica de 100ml, 20 muestras para repartir en mí círculo más cercano y la guía con toda la información del proyecto) está compuesto por materiales 100% reciclados. Y solo por eso, ya se merece una oportunidad de prueba, ¿a qué sí?

Mi experiencia con la pasta dentífrica Lacer Natur

Hechas las presentaciones y expuestos los motivos por los que me decidí a probar este producto sostenible, llega la hora de la verdad, la prueba del algodón: ¿El producto hace bien su función? Porque al final, por muy sostenible y amigo del medio ambiente que sea, si no cumple su función de limpieza se quedará en un simple intento de producto con muy buenas intenciones, sí, pero resultados insuficientes.

En mi caso, lo primero que me llamó la atención es el sabor. Acostumbrada a dentífricos más mentolados, en este claramente se nota que contiene cítricos en sus ingredientes. A mí me supo a una mezcla entre limón y pomelo. Y claro, no deja de ser un aroma extraño para una pasta dentífrica, lo cual no quiere decir que sea algo malo, simplemente es diferente. También tengo que decir que a mí la menta no me suele gustar así que este cambio aromático, en principio, me compensa.

*Por cierto, si habéis pensado lo mismo que yo al principio, es decir, que el limón puede dañar el esmalte dental, tranquilidad, ya me informé que no lo daña porque está formulado a un ph neutro. Y, por cierto de nuevo, no contiene gluten, otro punto que a mí me da un poco igual pero que seguro que más de una persona agradecerá.*

La otra cosa diferente que noté es que al usarlo hace muy poca espuma. En otro momento habría pensado que esto debería ser un punto a mejorar, pero lo hablé con mi dentista y me explicó que la espuma no es determinante para la efectividad de una pasta de dientes, lo importante son sus ingredientes, el cepillo de dientes y el método de cepillado que utilicemos. Así que en realidad, que haga poca espuma es, de nuevo y simplemente, algo diferente a lo habitual pero no necesariamente algo mejor ni peor.

Por último, y para mí, este punto sí creo que se podría mejorar, es la sensación de frescor y limpieza que se queda en la boca. Es cierto que con otras pastas dentífricas la sensación de frescor es tan fuerte que puede incluso producir sensibilidad dental (#mehapasado). Pero desde luego, este no es el caso, porque, siempre bajo mi opinión personal, la pasta de dientes Lacer Natur podría mejorarse si esta sensación fuera un poco más palpable.

En resumen, podría decir quelo mejor de la pasta dentífrica Lacer Natur son sus ingredientes y su compromiso con el medio ambiente a través de su envase reciclado; y se podría mejorar esa sensación final, insuficiente en mi opinión, de limpieza total y frescor que se queda en la boca para que sea un producto de 10. Pero, y como conclusión final, aun con esos pequeños matices pienso que Lacer Natur va por muy buen camino.

PVP recomendado: 6,95 € (en farmacias y perfumerías).

Compartir es vivir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.