Reto Zero Waste: No a las bolsas de plástico de un solo uso

zero-waste-bolsas-reutilizables-para-fruta-verdura-y-frutos-secos

El pasado 5 de junio fue el Día Mundial del Medio Ambiente y, unos días después, el 8 de junio, el Día Mundial de los Océanos. A raíz de estas fechas, he visto muchas acciones en redes sociales apostando por una vida más sostenible.

Y una de las que ha promovido Zero Waste España y que ha contado con el altavoz de muchos influencers y, por supuesto, de Greenpeace era la de hacer un boicot, durante una semana, a los plásticos de un solo uso.

Tomando esta propuesta como base, en mi caso, que ya he dado un pequeñito paso adelante con mi introducción en el mundo de la cosmética natural, me he decidido a boicotear las bolsas de plástico de un solo uso DE POR VIDA.

Confieso que mi idea inicial, en un principio, era más ambiciosa de lo que ha acabado siendo pero creo que cualquier hábito que cambiemos, aunque sea mínimo, es un paso adelante en el buen camino.

No a las bolsas de plástico de un solo uso

Este reto no va de dejar de usar bolsas de plástico ligeras. En ese caso ha ayudado mucho la ley de julio de 2018, por la que los comerciantes deben cobrar el uso de estas bolsas. Ha sido así como las personas hemos empezado a cambiar el hábito y a llevar nuestra propia bolsa reutilizable.

Y sí, seguramente el motivo principal sea el de ahorrarnos los 5-10 céntimos que nos puede costar cada bolsa, pero si ahorramos y encima consumimos menos plástico, todos ganamos, ¿no?

La parte positiva de todo esto es que la industria, especialmente la alimentaria, ha tomado parte y está, como yo, empezando a dar pasitos lentos pero seguros. Así, ya sabemos que Mercadona, por ejemplo, dejó de usar bolsas de plástico ligeras en abril y Lidl, que lo está haciendo de manera progresiva, se ha marcado diciembre del 2019 como la fecha tope para hacer desaparecer las bolsas de plástico ligeras de todos sus supermercados, y no solo eso, acaba de anunciar que sustituirá sus bolsas de plástico para la fruta y verdura por bolsas biocompostables (que se descomponen en 12 meses).

Pero existe otro tipo de bolsas de plástico, las muy ligeras, que se usan para los productos que se venden a granel, como la fruta, verdura o los frutos secos que todavía están en todos los supermercados. Y ahí es donde reside el problema actual y donde mi reto toma más sentido.

Porque lo fácil sería no usar bolsas de plástico ligeras, eliminarlas de mi alrededor y ya, pero ¿y qué ocurre con las bolsas de plástico muy ligeras? Por ley, los supermercados no las pueden cobrar, porque tienen un sentido sanitario, pero, aunque imagino que las grandes superficies ya estarán trabajando en vías alternativas, la realidad es que esta guerra aun no la hemos ganado.

La alternativa a las bolsas de plástico

Llegados a este punto, sería muy sencillo decir que ya existen en el mercado, bolsitas de varios tamaños, reutilizables, que llevan en mayúscula el adjetivo de sostenibles pero que no lo son tanto. Estoy hablando de las bolsas tupidas de poliester, que son reutilizables y lavables, sí, pero que al final son plástico.

Obviamente, es mejor utilizar este tipo de bolsas que no las de un solo uso, al menos en este caso estamos cumpliendo con una de las R (Reutilizar) del conocido movimiento Residuo Cero, pero hay otras alternativas en el mercado que sí son sostenibles de verdad y que, por tanto, deberían ser nuestra primera opción.

Estoy hablando de las bolsas de yute y algodón o lino como las que podéis encontrar en Verdonce, una de esas tiendas online con encanto que tanto me gustan, que tienen el valor añadido de vender productos ecofriendly y que además tienen a una persona a los mandos muy disponible para solucionar todas tus dudas y, además, encantadora.

Mónica es el alma máter de Verdonce, una tienda online que nació de manera natural tras descubrir que las bolsitas de yute que ella misma se fabricaba para consumo propio podían tener hueco en el mercado.

¿Bolsas de yute o bolsas de algodón y lino?

Bolsas de yute de Verdonce

Contacté con Mónica porque, aunque ya tenía claro que quería comprar alguna de sus bolsas, no sabía qué diferencias había entre las bolsas de algodón y lino con las de yute y no tenía claro cuáles me convenían más.

Ella me explicó que las bolsas de yute al ser de redecilla suelen utilizarse más para introducir frutas y verduras, en definitiva, piezas grandes, mientras que las bolsas de algodón y lino, al ser más tupidas, suelen usarse para productos pequeños de los que se sirven a granel, como pueden ser, por ejemplo, los cereales.

«¿Y cómo se limpian?» le pregunté yo. Tenía esa duda porque entendía que el yute, al ser una fibra natural, no es recomendable meterlo en la lavadora pero por otro lado no me convencía el algodón porque al ser tan tupido temía que no me dejaran usarlo como almacenaje en mi supermercado.

«Las de yute las puedes lavar a mano» me contestó ella, «con agua y jabón ph neutro en un barreño. Después las tiendes para que se aireen e incluso las puedes planchar». La buena noticia de todo esto, al menos para mí que siempre voy buscando el lado práctico de las cosas, es que de manera habitual no es necesario limpiarlas. Normalmente no se manchan porque se suelen usar para meter piezas grandes de fruta y verdura a no ser que se chafen porque metamos demasiadas y se puedan llegar a romper y desprender algún líquido.

En cualquier caso, y para terminar, Mónica me comentó que tiene un nuevo producto en su tienda, un estropajo de yute, que como es lógico se pasa todo el día mojado y está en perfectas condiciones, así que tampoco es que se comporte muy mal el yute en ambientes húmedos. Por cierto, me comenta que funciona muy bien porque raspa bien pero no raya. Ahí lo dejo.

Comprar en grandes superficies o en mercados locales

Casi al mismo tiempo que estoy escribiendo este artículo me estoy comprando mis bolsas de yute pero aun así tengo otras dudas. Me explico: Normalmente compro en Mercadona, porque me resulta cómodo, lo compro todo ahí, puedo aparcar el coche, tengo bien ubicadas las secciones… y el resto de alternativas no se amoldan tan bien.

Pero la realidad es que me gustaría comprar más a menudo en mercados locales porque valoro el servicio personalizado que me pueden dar y la calidad del producto y porque sé que no tendría problemas en utilizar mis bolsas de redecilla (no sé si en Mercadona me van a dejar usarlas, ya os contaré).

Pero seré sincera: tengo el tiempo muy justo en mi día a día, y tendría que hacer un poco de malabares para hacer mi compra semanal en el mercado de abastos de mi pueblo. No me pilla cerca, no tiene fácil aparcamiento y por experiencia sé que si no me lo organizo bien, tarde o temprano volveré a mi opción más práctica, la inicial, la que quería cambiar.

Pero Thanks God Internet existe y vuelve a ser mi salvación. He dado con una vía alternativa, que la pienso combinar con la de mi compra semanal con mis bolsas de yute reutilizables. Se trata de una tienda online de fruta y verdura ecológica procedente de productores locales. ¿Su nombre? Freshvana.

Caja variada de frutas 8kg de Freshvana

Seguramente haré mi primer pedido la semana que viene, desde casa, a golpe de click, más cómodo imposible. Lo probaré y os contaré, pero de momento me llama mucho la atención sus cajas semanales y algo muy importante que desde la propia tienda online me han confirmado: en las cajas los productos van directamente a granel y si alguno de los productos es muy sensible lo separan en una bolsa de papel. ¡Perfecto para seguir adelante con mi reto del No a las bolsas de plástico de un solo uso!

¿Conocíais esta tienda online de frutas y verduras ecológicas? ¿Y la de las bolsas reutilizables de yute y algodón y lino? ¿Qué acciones sostenibles estáis intentando implantar en vuestro día a día?

Imagen portada Unsplash

Summary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.