Trend Alert: Gafas de sol amarillas

Lo confieso. Me he comprado unas gafas de sol amarillas. Como orgullosa fashion victim, y experta en cazar tendencias adaptadas a mi budget, ya hacía un tiempo que le estaba “haciendo ojitos” a las gafas de sol aviador en formato cristal amarillo clarito.

Sí. Partía de la base de que de mucho sol no me iban a proteger. Pero no me las compré para eso. En mi afán de parecerme un poquito a Chiara Ferragni, ayer llegaron a mis manos mis ansiadas gafitas. Vía Asos. La no-sorpresa que me he llevado es que me quedan bastante mal y además en la etiqueta pone que no son unas gafas de sol, que simplemente son un objeto hecho para las fashionaholics. Que no se me ocurra conducir con ellas o irme a la playa. O bueno, sí. Puedo hacer lo que me venga en gana, pero ya me advierten que son un simple objeto de decoración, carne de tendencia, con los días contados (o no). BTW, se agradece la sinceridad, Asos. Me encantan. Me las quedo. Gracias.

Aquí tenéis el origen de mi obsesión (si se os pega algo, espero que tengáis algo más de presupuesto que yo):

Gafas amarillas en el Fashion Month

gafas de sol amarillas Maria Bernad street style mercedes benz fashion week madrid gafas de sol amarillas street style milan fashion week gafas de sol amarillas street style milan fashion week gafas de sol amarillas street style milan fashion week

gafas de sol amarillas street style paris fashion week

Y la verdad, excepto la primera imagen que es de María Bernad en la Mercedes Benz Fashion Week Madrid y la última que es del street style de la Paris Fashion Week, el resto fueron tomadas por las calles de Milan cuando tuvo lugar su fashion week. Yo me voy a Milan a finales de mes, ergo, tenía que hacerme con ellas para meterme rápido en el ambiente milanés. Y esta es mi excusa. Solo espero que no haga mucho sol…

Shop the look: gafas de sol amarillas

gafas de sol amarillas Asos

Gafa de sol fashion victim amarillas de Asos.

Fotos | Vogue, Asos

Guardar

Compartir es vivir:

Cuando Bershka quiere ser Balenciaga

Hay tendencias que, casi desde el mismo instante que las estás viendo desfilar, sabes que van a ser exitosas. Es el caso de la colección otoño-invierno 2016/17 de Balenciaga. Algo que es fácil de adivinar cuando sabes que Demna Gvasalia es el diseñador del momento (aunque, para mí, Alessandro Michele no tiene rival) y, además, apuesta por prendas fácilmente copiables. Y  lo que ocurre es que este clon de Balenciaga estaba más que cantado.

Clon de Balenciaga en Berhska

Es lo que ha pasado con el plumífero (puffer jackets en inglés) que abrió el desfile de la firma francesa. Efectivamente, todas las tiendas low-cost, desde siempre, han vendido este tipo de abrigo en invierno. Quizás no sean las más bonitas pero sí son las que más abrigan así que su punto práctico gana la batalla año tras año y los compramos de manera compulsiva en cuanto bajan las temperaturas.

Pero el añadido que aporta Balenciaga, además del color, es la forma de llevarlo. Se acabaron las voguettes con los abrigos apoyados sobre los hombros, ahora lo que se lleva es el abrigo con cremallera cerrado hasta la mitad de su recorrido para dejar suficientemente abierta la parte de arriba hasta el punto de casi dejar al descubierto la zona de los hombros (ver imagen de cabecera puesto que vale más que mil palabras intentando describirla).

Y como tantas otras marcas, Bershka tomó nota de la tendencia y la convirtió en alcanzable.

Personalmente llevaba varias semanas viendo la susodicha prenda en el escaparate del Bershka de mi zona y además colocada sobre el maniquí cual modelo desfilando para Balenciaga (la misma “actitud” para lograr la mayor similitud con el original). Así que era cuestión de tiempo empezar a verlo en los outfits de las principales style bloggers:

Not Balenciaga at all #bershkastyle

Una foto publicada por María Bernad (@maria_bernad) el


La prenda inspirada en el plumas original de Balenciaga cuesta 29,95€ en Bershka. Y visto que se puede conseguir el mismo efecto, al menos de manera visual… ¿quién no caería en la tentación?

Compartir es vivir:

Tres maneras fashionistas de ponerte la camisa de tu padre

En las últimas temporadas se habla mucho, sobre todo, en el terreno de los vaqueros de los boyfriend o los mum jeans, robarle las camisetas a tu chico para lucir la moda de las prendas holgadas es otra opción que seguro que habéis probado muchas de vosotras. En mi caso, ayer mismo me dio por abrir el armario de mi madre y me encontré con un mundo lleno de posibilidades: culottes vaqueros perfectos, vestidos con mangas volanteadas (porque antes la moda era naturalmente muy lolaila, así que Balmain no descubre nada nuevo a nuestras madres), camisas con estampados chinescos con muchas posibilidades y, bueno, easy wear por docquier que, al fin y al cabo, es lo que más terminas usando. Pero hay un armario que no acechamos con tanta frecuencia y que a tenor de los tres ejemplos de este post deberíamos visitar más a menudo. Se trata del gran desconocido armario de tu padre.

Maria_Pascual-Collage_Vintage_Collection-26

Seguro que tu padre tiene el armario lleno de camisas de manga larga, pues he aquí tres formas de ponértelas. Collage vintage soluciona el excedente de largo anundándoselo a la altura del ombligo. Patri Folgado se las ingenia para llevar la suya con los hombros al aire:

patri folgado instagram

Y si todavía quieres ser más original, ficha cómo anuda por su cuerpo María Bernad las mangas de su camisa:

María Bernad instagram

 

Guardar

Compartir es vivir: