Mi experiencia con Style in a Box, la web de alquiler de vestidos

Los que me seguís por Instagram, sabréis que  en las últimas dos semanas he tenido dos bodas de dos buenos amigos. La primera era de una mis mejores amigas, de las de toda la vida, de las de verdad, de las que son para siempre. La segunda era de uno de los mejores amigos que he tenido la suerte de conocer en la universidad y que sigue perdurando a día de hoy a pesar de la distancia, así que las dos bodas eran importantes para mi y había que estar a la altura de las circunstancias estilísticamente hablando. Para la primera boda elegí el famoso mono coral que Juanjo Oliva diseñó en su última colección cápsula para Elogy de El Corte Inglés (los que me seguís por Twitter sabéis la lata que di con el dichoso mono y lo bien que se portó el Servicio de Atención al Cliente de El Corte Inglés. También lo comenté aquí) y para la segunda boda, tenía pensado repetir modelo, porque al fin y al cabo eran bodas de invitados diferentes y nadie iba a reparar en la repetición (excepto si se hubiera dado el caso de que alguien me siguiera por Instagram, claro, es lo que tiene ser adicta a las redes sociales!). Pero justo hace una semana fui a Madrid por motivos laborales y, además de pasar un buen rato con las chicas de Dolores Promesas ya compartido con todos vosotros en forma de post, también estuve en la agencia de comunicación de Nuria March. Hasta el momento, para mi, Nuria March era la agencia de comunicación de Coach. Quiero decir, llevar muchas otras firmas de moda, pero yo, como enamorada de Coach que soy, solo tenía ojos para esta firma de bolsos hasta que conocí a Style in a Box: una web de alquiler de vestidos de fiesta que acaba de desembarcar en España procedente de Portugal y que contiene auténticas maravillas procedentes de los mejores diseñadores de todo el mundo.

style+in+a+box

Es cierto que ya conocía otras webs de alquiler de vestidos y muchas otras más de alquiler de bolsos aunque nunca se me había ocurrido probar la experiencia. Nuria me dio la oportunidad de estrenarme con Style in a Box y la verdad es que tengo que decir que ha sido todo un éxito. Y eso que no las tenía todas conmigo porque normalmente suelo necesitar arreglos en los vestidos. Mi constitución es algo especial, utilizo una talla diferente de la parte de arriba con respecto de la de abajo y claro, alquilar un vestido del que no puedo retocar nada me parecía tarea imposible. Pero, por suerte, conozco mi cuerpo y tengo una gran experiencia (demasiada) como compradora online de moda. Por eso sé, o suelo saber, a simple vista qué tipo de vestidos puedo adquirir sin necesidad de probármelos y qué otro tipo no me puedo ni plantear si no es con una prueba previa. Por ejemplo, nunca me compraría on-line un vestido de un diseñador italiano porque sé que tendré que pedir una o, incluso, dos tallas más de mi talla española. Sin embargo, los americanos, al menos en mi experiencia, suelen ser bastante similares a la talla española. Es decir, una talla 38 americana, es una talla 38 española. Sin embargo, una talla 38 española, es una talla 40-42 italiana, ¿me explico? Lo bueno de Style in a Box es que te permite coger dos tallas diferentes del mismo vestido si te surge la duda.

style+in+a+box
El vestido que elegí de la firma americana Shoshanna

Alquilar un vestido en Style in a Box es sencillísimo. Simplemente tienes que elegir el vestido que deseas alquilar, introducir la fecha para la que lo necesitas, escoger la/s talla/s y reservar. Style in a Box tiene un acuerdo firmado con la agencia de mensajería mrw España de manera que, una vez has reservado el vestido, éste sale desde el almacén central situado en Portugal hasta tu oficina mrw más cercana. Tan solo tienes que acercarte a ella el día pactado, recoger tu paquete, utilizar el vestido y devolverlo en la misma oficina en la fecha indicada. En total, el vestido permanece en tu poder cuatro días y Style in a box se hace cargo de limpiarlo y de arreglar pequeños desperfectos que puedan haberse ocasionado como la rotura de una cremallera, el cosido de un botón, un dobladillo… eso si, como lo hayas devuelto hecho un Cristo, te lo tendrás que comer y pagar su valor, como es lógico.

Aun así, es normal que sigamos teniendo dudas en alquilar o no un vestido, quizás podemos pensar que es una opción algo arriesgada porque, ¿qué haces si te llega el vestido y no te está bien?, en mi caso me habría puesto el mono de la semana anterior pero hay una solución mejor que además es gratuita y es que la web ofrece hasta 4 vestidos durante 24 horas para que te los puedas probar sin ningún compromiso.

Pero aquí no acaba la cosa, y es que una vez has elegido vestido y tallas, la web te da la posibilidad de elegir joyas y bolsos. Tengo que decir que yo no utilicé estas opciones porque no me hacían falta pero se agradece que intenten quitarte el «dolor de cabeza» que a veces supone el tener que elegir los complementos ideales para un vestido.

Así que, mi experiencia ha sido tan buena que seguramente repetiré en cuanto tenga otra ocasión. ¿y vosotras? ¿os atrevéis con el concepto de alquiler de moda?

Gracias Nuria y Alexandra por darme a conocer  a Style in a Box.

3 opiniones en “Mi experiencia con Style in a Box, la web de alquiler de vestidos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.