Mi cóctel de elaboración propia para Ponche Caballero

Hace unas semanas me llegó a casa un paquete muy especial de parte de Ponche Caballero, el licor cuya receta original data de 1830 y que se elabora en el Puerto de Santa María (Cádiz). Más de un siglo después la marca renueva su imagen volviéndose más sofisticada y elegante y para celebrarlo me ha propuesto el reto de crear mi propio cóctel con el Ponche Caballero como ingrediente principal.
A pesar de que la fórmula completa de este ponche es un secreto familiar, sí conocemos los cinco botánicos principales responsables de ese sabor dulce que tan famoso le ha hecho generación tras generación. Piel de naranjas andaluzas, vainilla procedente de México, clavo de Madagascar, canela de Sri Lanka o nuez moscada de Indonesia, la base de Ponche Caballero surgió de las fusión entre las queimadas gallegas (ya que su creador, Jose Cabaleiro de Lago era de origen gallego) con los licores y productos de la zona de El Puerto de Santa María.
Por eso mismo se nos ocurrió elaborar el cóctel que más abajo os explico. Nos pareció buena idea introducir una tercera comunidad (la valenciana) a la mezcla y dado que yo soy alicantina, tenía claro que los ingredientes iban a ser de la terreta. De esta manera hoy ha nacido el Cóctel Lágrimas de Boabdil.

Receta para hacer el cóctel Lágrimas de Boabdil

-40 ml de Ponche Caballero
-120 ml de Néctar de Granada
-20 ml de Licor de Naranja
-20 ml de Licor de Dátil
-Opcional pero muy recomendable: Cubitos con granitos de granada.

coctel-ponche-caballero-cubitos-granada

 

Dado que uno de los ingredientes del Ponche Caballero es la piel de naranja, nos pareció que la granada sería el acompañante perfecto para este cóctel de elaboración propia. Además, justo la semana pasada se empezaron a recoger las primeras granadas, con lo que estamos en la estación perfecta para utilizarlas. Nosotros hemos utilizado el zumo de granada de la marca GranaDrink que se elabora con granada mollar de Elche. Además, y siguiendo con la granada, también nos hicimos con piezas enteras del mismo lugar, las desgranamos e hicimos cubitos de hielo con granitos en su interior. No pudimos tener mejor idea puesto que conforme los cubitos se van deshaciendo, el poso de los granitos de esta antioxidante fruta (que van cayendo al fondo del vaso poquito a poco) le va dando más sabor al cóctel. ¡Recomendadísimo!
El lícor de naranja, que sirve para contrarrestar en buena medida el dulzor, es de la marca Príncipe de Azahar y se elabora en Altea, otro de los pueblecitos que nos quedan muy cerca de casa.
Y el toque final lo hemos dado con el lícor más alicantino posible, el de dátil que se elabora, como no podía ser de otra forma, en la ciudad de las Palmeras: Elche.
¿Os animáis a probar nuestro cóctel? Por supuesto no es necesario utilizar las mismas marcas que hemos usado nosotros, lo importante, eso sí, es que el Ponche sea Caballero.  Si os animáis  a hacerlo comentadnos por aquí qué os ha parecido. Nos hará ilusión leer vuestra opinión.

¡Salud!
¡Salud!
Compartir es vivir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.