5 recomendaciones playeras, gastronómicas, lectoras, cosméticas y seriéfilas para el mes de agosto

Llegó el mes de vacaciones por excelencia pero esta vez con el añadido de la distopía que estamos viviendo. Se nos aconseja hacer turismo nacional, hay rebrotes por todo el país, falta justo un mes para la vuelta al cole (y todavía no tenemos un protocolo claro y seguro, tanto como madre como como profesora) y muchas incógnitas más.

Pero nadie nos va a quitar las ganas, dentro de un entorno seguro y responsable, de disfrutar un poco de la vida. Lo poco que nos está permitiendo 2020. Año maldito.

Continuar leyendo «5 recomendaciones playeras, gastronómicas, lectoras, cosméticas y seriéfilas para el mes de agosto»

Fooders Alicante, el nuevo templo gastronómico del tapeo entre amigos

El pasado 6 de julio, tuvimos la oportunidad de asistir a la inauguracióon de Fooders Alicante, un nuevo local que se sitúa en la calle Castaños, 16 y que promete no ser solo un amor de verano sino una historia de amor de las que duran para siempre.

Y es que la identidad de Fooders es tan sencilla como necesaria ya que ofrece un contenido gastronómico por el mundo a través de tapas sencillas, gustosas, divertidas y perfectas para compartir en pareja, como he podido hacer yo, o en grupo, como en breve haré… porque tengo que volver (y os lo contaré por Instagram).

Menú de degustación de Fooders Alicante

Si os animáis a visitar este nuevo local situado en el corazón de la vida de tardeo y nocturnidad de Alicante, os recomendamos que os decantéis por cualquiera de los platos con los que nos deleitaron a nosotros, y que fueron: guacamole con el toque Fooders, Humus de Remolacha (mi plato favorito de la noche de lejos) acompañado de crujiente de bacalao y chips de verdura, la divertida ensaladilla rusa (pensada para comérsela con las manos), las patatas bravas, que venían acompañadas con espuma de alioli casero, las albondigas que hacen riquísimas ya que les dan un toque especiado que las hace únicas y/o, para terminar, una brocheta de aires asiáticos con un toque de tikka-masala.

Eso sí, tenéis que dejar hueco en el estómago para probar el postre Sweet Party, una especie de muerte por chocolate que se come con las manos y se comparte, porque mancharte las manos, divertirte con la comida y compartir entre amigos es la esencia de este local tan especial. En este postre hay cabida para brownies, nubes, macarons, gofres y fresas… totalmente cubiertos de chocolate.

Y, por si os estáis preguntando cómo se queda de precio, os diré que la carta es bastante accesible, pero como una imagen vale más que mil palabras, ahí van las seleccionadas de la noche, con precio incluido al final.

El colofón final (necesitaba mostrarlo en movimiento y con la acertada música de acompañamiento):

 

Guardar