ENERO21: Caballero ladrón

omar sy assane dupon netflix

Creo que últimamente la mayoría estamos viendo series por encima de nuestras posibilidades pero también es normal, con todas las comunidades autónomas cerradas perimetralmente hasta nueva orden, algunos pueblos confinados, otros con problemas derivados por el temporal de nieve, la cepa británica expandiéndose como la pólvora por todo el país… y la recomendación de salir lo mínimo a la calle, por mucho que intentes tirar de creatividad y hacer cosas diferentes, al final caes en lo más cómodo: peli series+sofá+manta. Y bueno, por qué no decirlo, es lo más disfrutón.

En el anterior post, os comentaba que me parecía igual de importante ser productivo en mis horas lectivas, que disfrutar al máximo haciendo nada en mis horas libres. Y esta semana he descubierto que no estoy sola en estos pensamientos y que además hay una palabra neerlandesa que define a la perfección ese arte de no hacer nada: niksen y lo beneficioso que es para nuestra salud mental.

Ay, la salud mental, esa gran olvidada de la pandemia. ¡Cuidémosla!

A lo que iba. Este mes, seriéfilamente hablando, he tenido alegrías y decepciones a partes iguales. Comencé con La Valla y no me apeteció el tema. Lo siento pero bastante tengo con el virus real como para imaginarme un futuro tan crudo con uno ficticio. Y ojo, que la idea me parece muy original sobre todo porque esta serie es anterior a la pandemia. Quizás en otro momento le vuelva a dar una oportunidad.

Continué con Los Bridgerton arrastrada por la legión de fans que tenía y la trama me pareció tan facilona y tontorrona que me aburrió.

Seguí con Cobra Kai y la disfruté, pero porque soy fan de la serie y, como dice mi amiga sjar73: «es un total homenaje a una película de nuestra generación, no cae en lo vulgar y entretiene y deja sensación feliz de otros tiempos».

Pero entiendo que no a todo el mundo le guste, por eso existe el dicho: «para gustos, los colores», así que no pasa nada si no nos gusta lo mismo a todos. Una serie no es mejor que la otra, ni eres mejor o peor persona, ni más culta o más vulgar por tener ciertos gustos. Si te lo pasas bien viendo una serie, si te ayuda a desconectar, si te deja con buen sabor de boca, no es un guilty pleasure. Te gusta y punto. Y los demás pueden decir misa que a ti nadie debe cambiarte tu opinión ni tienes que tener vergüenza por confesar que a ti sí te gusta algo. En resumen, que estoy muy de acuerdo con lo que se dice en este artículo.

Lupin (Netflix)

Pero si este mes solo pudierais ver una serie y me pidierais mi opinión, no dudaría ni un segundo en recomendaros «Lupin» (Netflix). Lo primero que tengo que decir es, que muy a mi pesar, no es miniserie, tiene más temporadas que no se sabe bien cuándo llegarán pero esperemos que sean más pronto que tarde.

Dicho esto, la primera temporada son cinco adictivos capítulos que cuentan la historia de un ladrón de guante blanco y su plan para vengarse de una familia ricachona que se la jugó a su padre en el pasado.

Más puntos a favor con los que cuenta la serie: El actor. Omar Sy. Me pasa con él como me pasó con Ana Taylor-Joy (la actriz protagonista de Gambito de Dama), tiene muchísimo carisma y eso ayuda, y mucho, a que la serie funcione. Y aquí me lo terminó de demostrar.

La localización: casi en su totalidad la trama se sitúa en París y se ve maravilloso pero alejado de los estereotipos que aborrecí en Emily en París. Pero lo que me más me ha cautivado es descubrir los acantilados de Étretat, en Normandía, localización en la que tiene lugar gran parte del último capítulo. Lo malo de esto es que ahora quiero ir, quiero verlo con mis propios ojos y, no se puede salir 🙁

El libro: En la serie Assane Diop, el prota, es un seguidor de Arsene Lupin, el personaje ficticio creado por el escritor Maurice Leblanc. El protagonismo de este libro es tal en la serie que ha hecho que en Francia se hayan disparado las ventas de los libros de Maurice Leblanc. Puede que yo, aunque no sea francesa, también acabe comprándolos. O al menos el que sale en la serie, el de Caballero ladrón. Es lo que haría una auténtica fan, ¿no?


¿Y tú? ¿Ya has visto la serie? ¿Te ha gustado? ¿Cuál ha sido tu serie favorita del mes? ¿Practicas el método Niksen? ¿De qué manera? Dame ideas, por favor, que tenemos pandemia para rato.


P.D. Ahora estoy a medias con Equinox (Netflix). Ya os contaré… o no. Depende de la marca que me deje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.