Conociendo a Lois Long, aka Lipstick, la primera crítica de moda

Mucho se ha hablado ya de esa época vivida entre 1920 y 1933 en la que se instauró en todo Estados Unidos la Ley Seca, una ley que prohibía la fabricación, el transporte y la venta de bebidas alcohólicas en todo el país. En esos momentos, EEUU vivía una eufórica transición social gracias a su nueva posición tras la I Guerra Mundial y era un hervidero cultural con grandes personalidades en el mundo del arte, la música, el cine y la literatura. Era la época de las flappers, esas mujeres que la moda ha puesto de moda (valga la redundancia) en diversas ocasiones y que son un ejemplo de glamour, sofisticación y culto a la femenidad de la mujer, estilísticamente hablando. También se vivía un apogeo musical riquísimo en géneros siendo el jazz el más popular del lugar, no en vano, en esos años grandes nombres triunfaban por todos los clubs como Duke Ellington. Pero los años 20 también fueron los años en los que los gansgters se codeaban con famosos y políticos y tenían un gran poder de influencia en la sociedad que no hizo más que crecer cuando, con esa ley ya aprobada, decidieron ser los encargados de producir, importar y distribuir las bebidas alcohólicas en el país a golpe de ametralladora y/o sobornos al policía o funcionario de turno en los clubs nocturnos clandestinos que abarrotaban el país.

¿y por qué os cuento todo esto? os preguntaréis. Pues porque gracias a una colaboración que acabo de empezar he podido indagar más en esos fascinantes «felices años 20» y, casi de rebote, conocer la historia de Lois Long, más conocida en aquella época por ser la columnista que se escondía bajo el pseudónimo Lipstick en The New Yorker y que, a día de hoy, es considerada  como la primera mujer crítica de moda.

Lois Long la columnista flapper de The New Yorker
Lois Long, la columnista flapper de The New Yorker ( a la derecha)

Lois Long venía de trabajar en Vogue y en Vanity Fair cuando The New Yorker (un recién estrenado periódico por aquel entonces) le ofreció una columna (que cambió su vida y con la que alcanzó la «fama y la gloria» en su profesión) en la que hablaba de la locura de las noches neoyorkinas. La columna triunfó pues se salía de los habituales artículos de ganchillo y recetas culinarias que solían escribir las mujeres en su época. Pero ella estaba destinada a formar parte de las mujeres que hicieron a América moderna, como Zelda Fitzgerald o Dorothy Parker. Sus columnas estaban cargadas de una ironía de lo más glamourosa y tenían en  la crónica social su punto de mira constante contada, por supuesto, en primera persona ya que ella misma, bajo su pseudónimo en los primeros años y con su verdadera identidad cuando se casó, visitaba todas la noches los más de 10.000 clubs clandestinos (los únicos lugares donde se consumía alcohol, de manera ilegal) que en esos momentos tenía Nueva York.

Tal era el ritmo que llevaba la periodista que llegó a resumir su vida con un lema «Tomorrow we may die, so let’s get drunk and make love.» (Puede que mañana muramos, así que emborrachémonos y hagamos el amor). Todo un slogan que incluso hoy se utiliza para definir a las flappers, esas mujeres que se divertían, emborrachaban y bebían con los hombres entre las que se encontraba la propia Long.

lois-long-lipstick-quote

Daba su opinión  sobre lo que sus propios ojos veían y se atrevía a debatir cuestiones de caracter político relacionadas con su mundo como su oposición rotunda a la ya comentada Ley Seca. La bebida, su prohibición y el papel de la nueva mujer americana dentro de los círculos en los que se movía eran protagonistas de sus columnas día sí y día también.

«La Prohibición (así se referían ellos a la Ley Seca de manera informal) nunca tendría que haber sido necesaria, mas bien tendría que haberse educado a la gente joven a beber con cabeza. La respuesta está en las guarderías y en los colegios… deberíamos enseñar a los jóvenes a beber y no habría tantos incidentes embarazosos entre ellos» … éstas fueron algunas de las opiniones que Long dedicó a la Ley Seca a través de su columna y firmando con su pseudónimo. (desde aquí pido al The New Yorker que edite un libro con todas sus columnas, ¡las necesito en mi vida!)

¿no os suena todo esto un poquito? quiero decir: Nueva York, mujeres modernas, una periodista que escribe una columna en un periódico hablando de experiencias personales y de estilos de vida contadas en primera persona, hombres… ejem, ejem… Candace Bushnell ya sé en qué época te inspiraste para escribir tu Sex and The City y en qué mujer para crear a Carrie Bradshaw, ¿o no?

sex-and-the-city-carrie-bradshaw

¿y si hiciésemos una gala del MET en España?

La verdad es que no entiendo cómo no hemos copiado ya este formato. Si copiamos Hallowen, Babyshowers y alfombras rojas tipo Oscar ¿por qué no hacer lo propio con la alfombra roja por excelencia de la moda? Así mataríamos dos pájaros de un tiro: apoyaríamos al arte y a la moda made in Spain. Porque no olvidemos que toda la parafernalia de la alfombra roja del MET tiene una excusa que no es otra que la de una exposición en uno de los museos más célebres no ya de Nueva York sinó del mundo entero. En España podríamos hacer nuestro MET particular en el Museo Thyssen y ya que Yolanda Sacristán (directora de Vogue España) no es tan conocida ni tiene tanta influencia como lo es la Wintour en América, pues podríamos dejar a Tita de anfitriona que aquí en España lo que tiene más tirón es la prensa del corazón.

¿y cuál sería el tema escogido para una primera edición? bueno, como ya demuestran los invitados en América, eso es lo de menos. Pero está claro que, para una primera vez, el tema tendría que ser muy tipical spanish. No me refiero a que ellos vistan de torero y ellas de flamencas, pero podríamos centrarnos en los españoles más célebres, a nivel creativo, que ha dado nuestro país. ¿Balenciaga? pues no estaría mal y de paso invitamos a Nicholás Gesquière y a Alexander Wang (el ayer y hoy de la casa francesa). Pero lo más fácil sería dedicársela a Manolo Blahnik, así el dress code sería fácil, que todo Dios lleve Manolos!! así, en plan, Carrie Bradshaw. Además, es la excusa perfecta porque Blahnik es actualmente el ganador del Premio Nacional de Diseño de Moda.

manolo+blahnik+premio+nacional+de+diseño+de+moda+principes+de+asturias
Manolo Blahnik recoge el premio Nacional de Diseño de Moda de mano de los Príncipes de Asturias. Febrero 2013

En el MET los diseñadores compran mesas (en forma de donación) a las que llevan a sus invitados. Esto no podríamos copiarlo ni aunque quisiéramos. Y por supuesto, del tema subvención nos olvidamos, que no está el país para fiestas… así que tendríamos que tirar de patrocinadores y llenar el Thyssen de logos… o eso, o que lo pague todo Tita, lo que ella quiera.

¿y qué diseñadores nos encontraríamos aquí? ¿y qué celebrities apoyarían la causa? En Cibeles tenemos el «problema» de que no hay mucho apoyo a los diseñadores por parte de las celebrities nacionales más influyentes. El famoseo se suele centrar en actores que quieren promocionar su serie o película del momento, o que necesitan ser vistos para seguir estando en el candelero. (ojo! no me parece mal! yo haría lo mismo!). Pero ya que estamos soñando e inventando, yo me imagino la gala así:

La troupe de Davidelfin sería la más multitudinaria: Alaska y Mario, Bibiana Fernández, Rossy de Palma o Topacio Fresh serían fijos, y a éstos se les podría añadir el resto de familia almodovariana del momento (y repetir escena cibelina con todo el equipo de «Los Amantes Pasajeros» con Blanca Suarez a la cabeza). También aprovecharíamos la amistad que David y Pelayo tienen con Leigh Lezark y de paso la contrataríamos como DJ del evento.

leigh+lezark+davidelfin
Davidelfin besa a su amiga Leigh Lezark. Noviembre 2012

Adolfo Dominguez podría marcarse otro tanto e invitar a Gwyneth Paltrow. Ya lo hizo en una ocasión así que aquí se hace indiscutible que la de casi-Talavera esté presente. También podría traerse, de paso, a Olivia Palermo que, a su paso por Madrid la semana pasada, y en compañía de Naty Abascal hizo algunas compras en la tienda que la firma tiene en la Calle Serrano.

Olivia Palermo con chaqueta de Adolfo Domínguez de shopping por Madrid. Mayo 2013
Olivia Palermo con chaqueta de Adolfo Domínguez de shopping por Madrid. Mayo 2013

Aristocrazy se traería a los tortolitos Scott Schumann y Garancé Doré, que para eso él ha sido contratado en varias ocasiones como fotógrafo de sus campañas publicitarias.

Loewe traería a Penélope Cruz (actual imagen de la casa española) y a Javier Bardem, mientras que Hannibal Laguna contaría con el apoyo de Paz Vega. Hoss Intropia podría pedírselo a Elsa Pataky (que en más de una ocasión ha lucido diseños de la firma española) y así tendríamos a nuestras tres chicas más hollywoodienses apoyando el made in Spain.

Aunque la bomba de las bombas, podría darla Maya Hansen. La reina del corsé ha conseguido vestir a Dita Von Teese y a Lady Gaga entre otras… aunque la que siempre muestra su apoyo en España es Pilar Rubio.

lady+gaga+maya+hansen
Lady Gaga con total look de Maya Hansen. Junio 2011

Y hablando de divas de la  música, Kylie Minogue ¿no fue imagen de Tous hace unos años? Recuerdo mi viaje a Nueva York hace casi 5 años en la que medio Manhattan estaba empapelado del osito con la cantante australiana. Ella, Eugenia Martínez de Irujo y el clan Bono tienen que estar presentes.

En cuanto al tema institucional, ¿vendrían los Príncipes de Asturias?  ¿me haría caso Letizia a algunas de mis recomendaciones? ¿sería capaz Ana Botella de marcarse un Aguirre by Agatha Ruiz de la Prada?

 esperanza+aguirre+agatha+ruiz+de+la+prada

Y todo esto sin contar a los grandes del textil y el calzado de España porque, puestos a elegir, Xti cuenta con Irina Shyak como imagen o Pikolinos con Olivia Palermo y anteriormente con Eugenia Silva, Mango tiene contrato con Miranda Kerr… y éstos son solo unos ejemplos.

No sería maravilloso un evento así en España? Tendríamos meses y meses de cotilleo!! y con el apoyo internacional que tienen muchas de nuestras marcas, podríamos conseguir lo que aun no se ha conseguido con Cibeles que no es otro que el que la prensa internacional se entere de que existimos.

credits glamour.com, bekia, coolspotters, adolfo dominguez.